Última hora

Última hora

El resurgir de la Zona Cero

Leyendo ahora:

El resurgir de la Zona Cero

Tamaño de texto Aa Aa

El doble atentado de Al Qaeda en Nueva York dejó un inmenso agujero en la silueta de la ciudad que obligó a rebautizar el sur de Manhattan: el World Trade center pasó a ser la Zona Cero.

Los escombros de las emblemáticas Torres Gemelas estuvieron consumiéndose más de cinco meses.

La conmoción y el dolor por los ataques dieron paso con el transcurso de los meses a una encendida polémica sobre cómo reemplazar las torres caídas.

Tras una década de encarnizadas batallas entre las agencias gubernamentales, el nuevo rostro de la Zona Cero toma forma.

La primera instalación que abrirá sus puertas al público en los próximos días es La Plaza de la Conmemoración, para muchos la más emblemática del proyecto.

Chris Ward, director de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey:

“Nos dimos cuenta de que para realizar este proyecto había que establecer prioridades. Junto con el alcalde, decidimos que la prioridad número uno para el décimo aniversario era terminar esta plaza que nunca cierra…tenía que ser un lugar de encuentro”

En un primer momento, el acceso a la plaza estará reservado para los familiares de las víctimas, pero después del domingo, quedará oficialmento abierta.

Craig Dykers, arquitecto:

“Estas son las huellas originales de las torres gemelas y alrededor de esas piscinas están grabados los nombres de los fallecidos. Ese es el principal elemento del memorial”

Entre ambas piscinas está prevista la construcción de un museo que abrirá sus puertas en 2012.

Construido íntegramente con materiales procedentes del World trade Center, el objetivo del centro es contar lo sucedido con videos de las Torres Gemelas, grabaciones de llamadas telefónicas de las víctimas y testimonios.

La exhibición permanente constará de artículos personales que se encontraron entre los escombros o donados por los supervivientes, como el propietario de este par de botas:

Jan Ramirez, comisario del museo:

“Fue uno de los inquilinos de la torre que ese día probablemente se salvó porque bajó por las escaleras que daban a la calle Vesey, que está unas manzanas más al norte, y de pronto escucho corre corre y vió como se desplomaba la torre norte, su edificio”

Entre la Plaza de la Conmemoración y el museo se levantarán nuevas torres. Una de ellas es un rascacielos de 541 metros.

El imponente edificio de cristal, llamdo Torre de la Libertad, se convertirá una vez que alcance sus 104 plantas en el más alto de Nueva York y el segundo en todo el mundo.

De los rascacielos que formarán el nuevo World Trade Center sólo uno está ya completado, pero los estadounidenses parece de acuerdo en que el proyecto consagra el despegue definitivo del sur de Manhattan.