Última hora

Última hora

Cifras astronómicas y mucha letra pequeña

Leyendo ahora:

Cifras astronómicas y mucha letra pequeña

Tamaño de texto Aa Aa

Italia prevé un ahorro de 54.200 millones de euros para lograr el equilibrio presupuestario en 2013.

Es uno de los últimos cartuchos que tiene el Gobierno Berlusconi para reducir la velocidad del ataque de los mercados.

Los bonos a cinco años se colocaron en la última subasta a un interés del 5,59 por ciento y la prima de riesgo, para las obligaciones a diez años, llegó a los 405 puntos básicos.

Para ahorrar hay que ingresar más, pero ¿cómo? Se modifica el Impuesto sobre la Renta. Se aplica el llamado impuesto de solidaridad a los 34.000 contribuyentes más ricos, los declaran ingresos de más de 300.000 euros al año. Se aumenta el Impuesto del Valor Añadido (IVA), un punto, hasta el 21 por ciento.

Se establecen penas de prisión para luchar contra la evasión de impuestos, si el importe de la cantidad defraudada supera el 30 por ciento de la cifra de negocio. Además se grava con una comisión del 2 por ciento, el envío de dinero en metálico de los no residentes, a los países de fuera de la Unión Europea.

Aunque hay otras medidas mucho más sensibles.

Se flexibiliza el mercado de trabajo, facilitando la contratación al margen de los convenios colectivos, previo con los representantes sindicales, y se equipara a los 65 años la edad de jubilación de las mujeres con la de los hombres, en el sector privado, a partir de 2014.

Un plan para recuperar la confianza, pese a los múltiples escándalos políticos, que afectan a la imagen de Italia dentro y fuera de sus fronteras.