Última hora

Última hora

Más incertidumbre en la crisis política belga

Leyendo ahora:

Más incertidumbre en la crisis política belga

Tamaño de texto Aa Aa

El anuncio sorpresa del dimisionario primer ministro Yves Leterme de dejar la política, ha desatado el pánico en Bruselas. Esta mañana, se ha celebrado una reunión de urgencia en la sede del Gobierno.

El rey Alberto II ha vuelto precipitadamente a su país para repetir, en esencia su discurso del pasado julio:

Alberto II, rey de Bélgica:

“Señoras y señores, como un gran número de mis compatriotas belgas, estoy afligido por la duración de la crisis, la más larga que se recuerda. No sería fiel a mi papel si no recordase solemnemente los riesgos que entraña una crisis así para todos los belgas.

Pese a su llamamiento desesperado y a los esfuerzos de Leterme y del mediador encargado de impulsar las negociaciones entre flamencos y Valones, el país sigue en el impás.

Hastiado de la sucesión de fracasos, Yves Leterme ha aceptado el cargo de secretario general adjunto de la OCDE…dejando atrás a una Bélgica que sigue sin gobierno.

458 días sin ejecutivo, un record absoluto que suscita una enorme inquietud sobre el futuro del país.

Todo comenzó con las elecciones legislativas de 2007 y el auge de las ideas autonomistas o independentistas en Flandes. El cristianodemócrata Yves Leterme, aliado con los independentistas del NVA gana los comicios y asume la formación de un gobierno de coalición.

Pero la vasta reforma del Estado que propone no cuaja, y dos meses después tira la toalla.

En ese momento comienza una vertigionosa sucesión de gobiernos:

En diciembre de 2007, Guy Verhofstadt forma un gobierno de transición.

Tres meses después, Leterme vuelve, pero su ejecutivo se desploma en menos de un año con la crisis financiera como telón de fondo.

En diciembre de 2008, Herman Von Rompuy toma las riendas, pero las vuelve a soltar nueve meses después para dirigir la Unión Europea.

En noviembre de 2009, el gabinete “Leterme II” choca, como los anteriores, con el bloqueo de las negociaciones entre flamencos y valones.

El 22 de abril de 2010, Leterme dimite y se organizan elecciones anticipadas en junio. El resultado de los comicios agudiza más si cabe la crisis: la Nueva Alianza Flamenca, el partido republicano y conservador que ambiciona la independencia de Flandes, triunfa por goleada en Flandes.

Los francófonos viven el el veredicto de las urnas como un drama y se plantean cómo formar un frente ante las temidas reformas del Estado que reclama la NVA.

Uno de los motivos de desencuentro son los derechos linguísticos especiales de los que se benefician los francófonos en la periferia flamenca de Bruselas. Los flamencos quieren suprimirlos.

En el fondo, el futuro del país reposa en la irreconciliable visión de quienes quieren la división del país y quienes defienden la unidad de Bélgica.

A estas alturas de la crisis, muchos analistas coinciden en que si hay elecciones, serán las últimas que se celebren en el país. La portada de este periódico sobre la salida del país de Yves Leterme podría revelarse premonitoria.