Última hora

Última hora

Tres generaciones de palestinos bajo ocupación israelí, a la espera de un estado

Leyendo ahora:

Tres generaciones de palestinos bajo ocupación israelí, a la espera de un estado

Tamaño de texto Aa Aa

El pueblo de Kalandia, en la Cisjordania ocupada por Israel, está partido en dos por el muro. Una parte ha sido anexionada por Israel y la otra es uno de los campos de refugiados más antiguos y deprimidos de Palestina. Son ya tres las generaciones que sobreviven aquí desde la fundación de Israel en el suelo del Mandato de Palestina.

Aquí, entre Jerusalén y Ramala, la generación que vivió la expulsión violenta de sus tierras casi está desapareciendo. Los que quedan rechazan la solución de un estado sin derecho de retorno de los palestinos expulsados.

“Yo, como refugiado de 1948”, asegura vehementemente un veterano del lugar, “no cedo mis derechos, quiero hacer valer mis derechos, queremos un estado, pero un estado donde podamos ser libres no un estado bajo ocupación”.

Casas de cemento han sustituido a las tiendas de hace decenios pero la segunda generación, la de la resistencia y la Intifada hoy quiere estabilidad, paz y trabajo en libertad.

“Creemos”, asegura un refugiado cerca de los 40 años, “que la reivindicación de un estado palestino es algo importante y beneficioso para el pueblo palestino. Apoyamos la primavera árabe porque es un punto de partida para la democracia.”

La tercera generación ha nacido después de la segunda Intifada. Conocen la situación por lo que ven y por lo que oyen a sus mayores y en la escuela

“Un estado palestino”, dice a euronews un niño de unos 10 años al salir del colegio”, debe ser reconocido por Estados Unidos porque debe ser independiente, no ocupado”.

“Tres generaciones se han sucedido en este campo de refugiados que empieza con el muro”, explica el enviado especial de euronews a Cisjordania, Riad Muasses, “la concepción de estado cambia de una generación a otra, pero están todos de acuerdo en que el estado naciente palestino deberá ser democrático asentado en los pilares de la primavera árabe”.