Última hora

Última hora

La fragmentación de Cisjordania, obstáculo para la paz

Leyendo ahora:

La fragmentación de Cisjordania, obstáculo para la paz

Tamaño de texto Aa Aa

Un hipotético reconocimiento del Estado Palestino en Naciones Unidas plantea inevitablemente una pregunta: ¿sobre que tierras se establecería ese Estado?

Desde el principio de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos en 1992, Israel se ha negado a la instauración de un Estado palestino a su lado. Defendía más bien, la idea de dos Estados dentro de uno: el Estado de las colonias, que tienen continuidad y conexión geográfica entre ellas y el de los cantones palestinos, conectados entre sí por puentes y túneles.

Khalis Tafkji dirige La Casa de Oriente y su Departamento de Mapas y Sistemas de Información Geográfica, cuya misión es el seguimiento de la expansión de las colonias judías, el uso de la tierra y de los recursos acuíferos en Jerusalén y Cisjordania.

Khalis Tafkji, director de La Casa de Oriente:

“De un simple vistazo al mapa se constata que Israel ha cortado el territorio en tres partes: La parte Norte, el centro y la zona sur, de manera que si un palestino quiere ir a una de esas partes, tiene que pasar forzosamente por puestos de control israelíes o por túneles. Como sucede por ejemplo conTulkarem y su extrarradio, Jerusalén y su extrarradio y con Ramala y su periferia norte y sur.”

Desde 1967, Israel ha construido prácticamente sin interrupción 130 colonias en Cisjordania. El número de colonos, 4.400 en 1977, se ha multiplicado desde 1992, cuando eran ya más de cien mil.

Khalil Tafakji:

“Si lo que pretendemos es expulsar a más de medio millón de colonos que viven en más de 100 mil viviendas será muy difícil. Dicho de otra forma, Israel nos ha puesto ante un hecho consumado y ahora les toca a los palestinos dar con las soluciones adecuadas”

Una de esas posibles soluciones, el intercambio de territorios, no está exenta de riesgos.

Khalil Tafakji:

“La idea de cambiar tierras comporta un riesgo: que los palestinos que viven en Israel sean expulsados hacia los territorios y que Israel se quede con la mejor tierra y con el agua”

Dicho de otra forma, esa iniciativa consagraría el judaísmo del Estado hebreo, algo a lo que se niegan categóricamente los palestinos.

En cualquier caso, el reconocimiento del Estado palestino en Naciones Unidas no querrá decir gran cosa, porque estas colonias implantadas en Cisjordania constituyen un obstáculo mayor para el Estado palestino.