Última hora

Última hora

Moscú se inquieta ante la crisis de la deuda

Leyendo ahora:

Moscú se inquieta ante la crisis de la deuda

Tamaño de texto Aa Aa

Pese a la buena salud de la economía rusa, la volatilidad de la zona euro y los problemas que atraviesa Estados Unidos podrían acabar pasándole factura. Sus grandes reservas de petrodólares y la escasa deuda nacional (del 10% del PIB) no son ninguna garantía, según los expertos.

Y por si fuera poco, el rublo ha caído en picado hasta su nivel más bajo desde el primer azote de la crisis, allá por 2009. Las fluctuaciones que ha tenido que encajar en el último año han sido brutales y constantes. En estos momentos, un dólar cuesta 32 rublos. Hace dos meses, costaba veintisiete. El ciudadano de a pie comienza a sufrir las consecuencias.

“Si los rusos tienen algún tipo de obligaciones financieras con equivalencias en dólares, les afectará todo esto. Incluyendo los viajes al extranjero y todo lo demás. Y entonces habrá un desplome”

En los últimos días, las grandes instituciones financieras han revisado a la baja las cifras de crecimiento. Y las alarmas han comenzado a saltar.

“Claro que esto no es agradable. Va a repercutir en nuestros bolsillos. Pero no podemos hacer nada. Sólo hablar de ello. Eso es todo”.

La fuga de capitales es otro indicador de los riesgos que encara Rusia. Sólo en lo que va de año, se han marchado del país 30.000 millones de dólares; el mismo volumen de capital que salió de sus fronteras en todo 2010. Los inversores temen ahora la volatilidad que puede afectar al mercado petrolero.