Última hora

Última hora

Multas para los países que incumplan en déficit

Leyendo ahora:

Multas para los países que incumplan en déficit

Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea ya tiene plan de gobernanza económica. El conocido como “six pack”, la receta de Bruselas para salir de la crisis y evitar, en el futuro, casos como el de Grecia, que falseó datos y estadísticas económicas. A partir de ahora, y a falta de un ministro europeo de Asuntos Económicos, los titulares de Finanzas de los países de la eurozona deberán dar cuenta de sus decisiones al pleno de Estrasburgo. Eso, en cuanto a la transparencia. Pero no solo. También se prevén sanciones, en dos fases. Una preventiva y otra correctiva.

“La idea”, explica una eurodiputada del grupo liberal, “no es castigar a los estados, sino conseguir una mejor gestión económica. Así que con lo que hay que quedarse del paquete es que vamos a poder actuar a un nivel preventivo, cuando la comisión se de cuenta de que hay un riesgo potencial puede actuar, pediendo por ejemplo que se ponga dinero en una cuenta que al principio dará intereses, después ya no, y más tarde a lo mejor se impone una multa. Es decir, algo progresivo”.

Las seis iniciativas legislativas que componen el paquete de gobierno económico aprobado este miércoles en Estrasburgo permitirán a Bruselas, en casos de déficit y deuda excesivos, imponer multas de hasta el 0.2% del PIB para quien infrinja el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, fijado en un tope del 60 por ciento para la deuda y 3% para el déficit.

También se introducen indicadores precisos para detectar desequilibrios macroeconómicos, como las burbujas inmobiliarias. Y en el punto de mira no están sólo los países con mucho déficit, también los que, como Alemania, exportan más de lo que importan con el consiguiente desequilibrio en su cuenta corriente y una escasez de la demanda de consumo interna respecto al resto de la UE. En teoría, también se le podría multar.

Una eurodiputada socialdemócrata asegura que “lo que se ha conseguido al final es que los desequilibrios, precisamente, no sean vistos sólo hacia abajo, también hacia arriba. Lo que yo espero”, dice, “es que esto sirva para que la Comisión reflexione sobre cuál es el impacto de un mercado interno, de una misma moneda en las economías del norte de Europa y en las economías del sur de Europa”.

La negociación del plan ha llevado más de un año, desde que fue presentado, debido a las reticencias de los Estados miembros a aceptar sanciones del Ejecutivo comunitario. Al final, el sistema de sanciones no será automático, sino que requerirá la aprobación de los gobiernos nacionales. Pero en el tira y afloja entre el Parlamento Europeo y los países, ha pasado, a decir de muchos analistas, demasiado tiempo. Mientras la crisis ha continuado haciendo mella con dolorosas consecuencias sociales.