Última hora

Última hora

La troika trabaja, los griegos protestan y el suspense continúa

Leyendo ahora:

La troika trabaja, los griegos protestan y el suspense continúa

Tamaño de texto Aa Aa

Grecia necesita los 8.000 millones de euros del sexto tramo del primer rescate para pagar sueldos y pensiones en octubre. Los mismos sueldos y las mismas pensiones que el Gobierno recortará pese a las protestas de los trabajadores, que bloqueaban el acceso a los ministerios.

El titular de Finanzas, Evangelos Venizelos, intenta convencer a los delegados de la troika —que forman la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE)— para que informen favorablemente.

Con la clase media con el agua al cuello, los sindicatos piden la derogación del plan de austeridad.

“Pedimos la abolición del plan de ajuste y que los inspectores de la troika abandonen Grecia. Apoyan estas medidas que nos conducen a la pobreza, tanto a los funcionarios como a los trabajadores del sector privado”, explicaba Yannis Arkadis, de la Confederación de Trabajadores del Sector Público (ADEDY).

El suspense continúa.

El Gobierno socialista griego tiene un escaso margen de maniobra y el dinero no llegaría antes del próximo 13 de octubre, en el mejor de los casos.

Así las cosas, o cumple con las exigencias impuestas o va a la bancarrota. Para evitar este escenario prevé mandar a 30.000 funcionarios a la reserva de aquí a finales de año.

La troika tiene la solución en sus carteras.