Última hora

Última hora

China, ¿el peligro amarillo?

Leyendo ahora:

China, ¿el peligro amarillo?

Tamaño de texto Aa Aa

El temor al peligro amarillo vuelve a irrumpir con fuerza. El concepto que data del siglo 19 volvió a resurgir en los años 70, con la explosión demográfica de China.

Hoy, el país se ha convertido en la segunda potencia económica mundial por detrás de Estados Unidos y socorre a los países europeos endeudados, pero la cuestión se sigue planteando: ¿hay que tener miedo de China?

Desde hace varios meses, Pekín se perfila como el único salvador posible de una zona euro en plena tormenta. Multiplicando la compra de deuda europea, y las promesas de ayudas a los países con problemas, Wen Jibao se garantiza la alfombra roja allá por donde pasa y coloca sus peones en Europa

Y todo ello sin grandes sacrificios porque se lo puede permitir: su PIB se eleva a más de seis billones de dólares, el crecimiento ronda el 10% y su volúmen de exportaciones mundiales ha pasado del 1 al 10% en 30 años.

De los 2,8 billones de dólares de reservas de cambio que posee, puede permitirse inyecciones puntuales: 5.600 millones de euros a España, otros 5.000 millones de euros a Portugal.

Difícil calcular el resto, pero según estimaciones del Financial Times, Pekín tenía en 2010, 630.000 millones de euros de deuda europea, es decir, el 7% del total.

Pero, ¿por qué ayuda China a la zona euro?, sin duda no es por altruismo ni para avalar a la Vieja Europa. Según los analistas, se trata esencialmente de pragmatismo. Europa es un socio comercial privilegiado de China, como ponen de manifiestos las exportaciones, por tanto es la principal interesada en que Europa no se desplome.

Pero además, China espera obtener beneficios políticos y diplomáticos. Para empezar, Pekín quiere obtener el estatuto de economía de mercado, oficialmente previsto por la OMC en 2016, antes de esa fecha, lo que le permitiría entre otras cosas, evitar pagar derechos aduaneros prohibitivos.

China saca ventajas considerables de la operación de salvamento. Pero de ahí a pensar que puede salvar el mundo va un trecho…también tiene que ocuparse de mantener su propio crecimiento que el año que viene caerá por debajo del 9% por primera vez en una década.

Robert Kuhn:“La inflación es el principal problema de China”
 
  
Tradicionalmente, el Día Nacional de China marca el comienzo de un periodo de celebraciones de las glorias del pasado y los logros del presente. ¿Serán las cosas diferentes este año? para saberlo, hablamos con Robert Lawrence Kuhn, autor de “Cómo piensan los líderes chinos”, y nuestro comentarista habitual sobre asuntos chinos.
 
Señor Kuhn, gracias por acompañarnos. En esta semana dorada de China habrá montones de banderas y de fuegos artificiales, pero con las nuevas preocupaciones sobre la economía, la inflación y la deuda, parece que hay menos que celebrar.
 
 
Dr. Kuhn:
Estamos a un año de que el partido celebre su decimooctavo congreso, y este período previo es un momento muy delicado, sobre todo porque habrá un cambio generacional de la dirección inmediatamente después de que se celebre.
Este periodo de transición es un momento muy delicado en China. Además no solo va a cambiar el líder de mayor rango, se trata de toda la cohorte que dirige el país.
Sin embargo, diplomáticamente 2011 ha sido un año mucho mejor que 2010, que fue un año desastroso en el frente diplomático.
La inflación es el punto realmente crítico. China va a preocuparse esencialmente por controlar la inflación. Hay dudas sobre la fiabilidad de los números que manejan ¿cuál es la tasa de inflación real? ¿cuáles son las preocupaciones reales del pueblo? esas son las preocupaciones principales.
El enfriamiento de la economía no está tan mal en China, debido a que el liderazgo está más preocupado por la inflación.
 
 
 

euronews:
China, como usted ha mencionado, se ocupa de asuntos más a largo plazo y ha sido un gran defensor de la UE durante la crisis de la deuda actual, pero recientemente ha señalado que quiere que Europa le de el estatuto de economía de mercado. ¿Es la hora de la contrapartida? ¿Podemos esperar serios regateos en la cumbre UE-China del próximo mes?
 
 
 
Dr. Kuhn:
China quiere reconocimiento. Lo que está pasando en Europa es crítico para China, que está ayudando a Europa por su propio beneficio, y le gustaría que el mundo reconociese que ha manejado su economía con mucho éxito.
Tal vez no pueda resolver todos los problemas del mundo, y a veces el resto del mundo exagera el impacto de China, ya sea positivo o negativo.
Pero de hecho, en términos de crecimiento mundial – si nos fijamos en la tasa de crecimiento en China, aunque ha descendido a un 9 por ciento – sigue suiendo enorme si se compara con lo que está pasando en los Estados Unidos y Europa.
 
 
euronews:
China tiene ciertas dificultades con Europa, pero sus relaciones con Estados Unidos son mucho más complejas. En los próximos días el Senado estadounidense votará una legislación para acabar con lo que consideran prácticas desleales de China. ¿Cree que Pekín va a contraatacar?
 
 
 
 
Dr. Kuhn:
Lo que temo es la adopción de medidas represivas contra China es el único punto en el que en pleno año electoral, demócratas y republicanos estarán de acuerdo.
En mi opinión, eso no sería una decisión acertada, pero muchos en Washington podrían pensar que es una buena política.
Si eso ocurre, y espero que no suceda, China responderá, pero lo hará de una forma que evite una escalada de la tensión. Tiene que responder de alguna forma de xcara a su propia opinión, pero no será una respuesta contundente..
 
 
euronews:
Se avecinan pues años de retos para China y su población.