Última hora

Última hora

La música en directo vuelve a Kabul para curar las cicatrices de la guerra

Leyendo ahora:

La música en directo vuelve a Kabul para curar las cicatrices de la guerra

Tamaño de texto Aa Aa

Unas decenas de vatios de potencia fueron suficientes para el primer concierto de rock en tres décadas en Afganistán.

La uzbeka, Sabina Ablyaskina, al frente de la banda “Tears”, desató la euforia de decenas de jóvenes que no habían nacido, cuando las melodías que los talibanes prohibieron por “profanas”, aún se escuchaban desde las montañas de Tora-Bora hasta las entrañas de la capital.

“No había visto un concierto desde hace mucho, mucho tiempo porque en Kandahar (donde vivo) hay combates con los talibanes que están allí, así que he venido hasta Kabul para ver este concierto”, decía Ahmad Shah, uno de los asistentes.

El festival, que tuvo lugar el sábado, duró seis horas.

Quizás el rock cambie el mundo, algo que ni las armas, ni la política, han conseguido en este país en treinta años.