Última hora

Última hora

¿Demasiadas ayudas para la pesca española?

Leyendo ahora:

¿Demasiadas ayudas para la pesca española?

Tamaño de texto Aa Aa

Aguas sobreexplotadas y una flota pesquera demasiado subvencionada. Es la denuncia del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, que ha publicado un informe sobre el montante de ayudas destinadas en la última década a la industria pesquera española, por ser la de mayor capacidad en Europa. Una investigación que sale a la luz en plena negociación para la reforma de la Política Pesquera Común.

Isabella Lönvin, eurodiputada de Los Verdes y miembro de la Comisión parlamentaria de Pesca: “Europa está atravesando una profunda crisis económica y no hay modo de justificar el que el dinero de nuestros contribuyentes se esté utilizando en algo que de verdad va en contra del bien común”.

La pesca española ha recibido, según el informe, casi seis mil millones de euros desde el año 2000. Cifra que incluye las exoneraciones impositivas en el combustible.

Pero la patronal señala que buena parte del montante total ha servido, precisamente, para costear la reducción de la actividad.

Javier Garat, presidente de Europêche: “las ayudas recibidas van sobre todo destinadas a financiar el desguace, es decir a reducir la flota. En España, desde que en 1986 entramos en la (entonces) Comunidad Económica Europea, hasta hoy, se ha pasado de 21.000 barcos a los menos de 11.000 que tenemos ahora. Alrededor de un 47% menos. Y con ello se ha reducido también cerca de la mitad de trabajos relacionados con el sector de la pesca”.

La nueva política pesquera común entrará en vigor en enero de 2013. La propuesta presentada da más importancia que nunca al aspecto medioambiental.

“Estamos en una situación de sobreexplotación, se pesca con muchos barcos pocos peces y esto no puede seguir así, ni para el consumidor ni para el medioambiente ni tampoco para el pescador”, explica Oliver Drewes, portavoz comunitario.

La industria pesquera emplea en España directa o indirectamente alrededor de 50.000 personas. Conjugar los intereses socioeconómicos con unos recursos pesqueros al límite sostenible, es el desafío al que se enfrentan los diferentes actores de las aguas no ya españolas, sino europeas.