Última hora

Última hora

Fumar les puede salir muy caro a los funcionarios en Valonia

Leyendo ahora:

Fumar les puede salir muy caro a los funcionarios en Valonia

Tamaño de texto Aa Aa

No se trata del precio del tabaco, ni de los problemas de salud que puede provocar.

Es que las autoridades belgas de esta región francófona obligan a fichar a todos los trabajadores que entren y salgan a fumar. Un tiempo que se contabiliza y que se descuenta de la nómina.

“No se ha demostrado que haya una gran diferencia de productividad entre un fumador y un no fumador. Un funcionario disciplinado, aunque esté fuera cinco o diez minutos fumando, seguro que su trabajo estará hecho al final del día”. (¿Le parece ridículo?) “Diría que es una anécdota”, dice una trabajadora.

“No hay ninguna normativa que diga” —señala el portavoz del Gobierno regional, Hugo Poliart— “que los empleados tengan que fichar cuando entren o salgan a fumar, pero se les obliga a fichar a la salida, sea para comer una manzana o para pasear diez minutos”.

Desde que Bélgica adoptó la prohibición de fumar en el lugar de trabajo en 2006, el control de las entradas y salidas era esporádico y ahora se ha generalizado.

Los sindicatos ya han puesto el grito en el cielo.