Última hora

Última hora

Conjeturas sobre el refuerzo del fondo de rescate

Leyendo ahora:

Conjeturas sobre el refuerzo del fondo de rescate

Tamaño de texto Aa Aa

Reforzar el fondo de rescate. La conjetura ha prendido mecha en Luxemburgo y los ministros de Finanzas de la zona euro reunidos este lunes han preferido evitar el tema. Como si quemara. Tampoco ha habido comentarios al anuncio hecho por Grecia de que incumplirá este año el objetivo del déficit.

Según el ministro belga de Finanzas, antes de hablar de un refuerzo del fondo temporal de rescate se deben aplicar los acuerdos del pasado 21 de julio.

Didier Reynders, Belgian Finance Minister:

“Yo creo que cada día que pasa mandamos una señal negativa. Estamos perdiendo el tiempo y muchos medios. Así que espero que después de los esfuerzos que ha hecho Grecia podremos, rápidamente, en cuestión de horas o de días, confirmar el desembolso del tramo que falta y confirmar que los parlamentos nacionales han hecho su trabajo”.

La ministra finlandesa de Finanzas, Jutta Urpilainen, ha reiterado al rechazo de Helsinki al afirmar, alto y claro, que Finlandia no quiere “aumentar el Fondo de Estabilidad Financiera”.

Y es que aún no se ha completado el proceso de ratificación por el que el Fondo tendrá una capacidad efectiva de préstamo de 440.000 millones de euros, y ya se habla de que tal suma no bastaría para socorrer economías grandes como la italiana o la española.

Aunque según el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, no tiene sentido especular de momento con este tema “porque hasta ahora sólo se han destinado el 10% del los recursos del fondo para rescatar a Grecia y Portugal”.

Varios analistas y destacadas figuras dentro y fuera de Europa insisten no obstante en que habría que elevar en varios miles de millones de euros la capacidad y tamaño del fondo.

Pierre Defraigne

Madariaga – College of Europe Foundation:

“habrá que aumentar el montante, seguro. Pero para hacerlo no habrá que fiarse solo del Banco Central Europeo, lo que permitiría a los políticos eludir el verdadero desafío que es transformar la hasta ahora unión monetaria en una unión presupuestaria, compartiendo recursos fiscales. Lo que podría, finalmente, desactivar la desconfianza de los mercados”.