Última hora

Última hora

La selección prenatal del sexo progresa en Europa

Leyendo ahora:

La selección prenatal del sexo progresa en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

La selección prenatal en función del sexo es una práctica en plena progresión también en Europa.

La preferencia masculina es conocida en los países asiáticos, como La India y sobre todo China, donde se refuerza por la política del hijo único.

Pero las estadísticas acaban de revelar que esta práctica discriminatoria hacia las niñas existe también en los países del Consejo de Europa, signatario de la Convención Europea para la Salvaguarda de los derechos humanos.

El parlamentario y miembro de la Comisión de Asuntos Sociales, sanidad y familia, Jordi Xuclà:

“Yo creo que es bueno hablar las cosas por su nombre y hablar de los países en los cuales la ratio entre hombre y mujer está claramente desviada a favor de los hombres, de los varones, de los niños, estamos hablando de Armenia, de Azerbaiyán, de Georgia y de Albania.”

La ratio natural en los nacimientos es de 105 niños por 100 niñas. Pero en Georgia nacen 111 niños por cien niñas, y en Albania, Armenia y Azerbaiyán 112 niños por 100 niñas.

Esta preferencia masculina responde a razones económicas, a la creencia de que los niños aportan más a la familia cuando son adultos, o a prejuicios culturales profundamente arraigados en la sociedad. Las consecuencias demográficas de este fenómeno serán visibles en una veintena de años.

Doris Stump, ponente y miembro de la Comisión para la igualdad de sexos:

“Las consecuencias negativas es que tal vez no haya suficientes mujeres en la sociedad y que los hombres tengan que pelearse por las mujeres. En China, por ejemplo, vemos que hay un nivel de violencia mayor entre los hombres, también vemos que se producen más violaciones que en otros lugares, y por último también se están dando casos de tráfico de mujeres por esa razón”

La Asamblea ha pedido a los países miembros del Consejo de Europa que legislen para prohibir la selección del sexo en el contexto de las técnicas de reproducción asistida y del aborto legal, excepto en los casos de enfermedades hereditarias graves vinculadas al sexo.

Pero la cuestión de fondo es ante todo ética.

Doris Stump:

“¿Queremos tratar a los niños como coches? vas, te compras un coche y dices: esta vez quiero uno rojo, la próxima me compraré uno azul. Con los niños creo que tenemos que ser más humildes y aceptar que el sexo es cosa de la naturaleza”