Última hora

Última hora

Música para acariciar el paraíso en Umbría

Leyendo ahora:

Música para acariciar el paraíso en Umbría

Tamaño de texto Aa Aa

Es una obra maestra de la música vocal renacentista. El Réquiem, del compositor español Tomás Luis de Victoria, puso el broche de oro a la edición número 66 de “Sagra Musicale Umbra”, una de las citas musicales dedicadas a la música clásica más antiguas de Italia.

El grupo británico Tallis Scholars, aclamado en todo el mundo y especializado en música vocal sacra,

actuó bajo la dirección de Peter Phillips, el fundador del grupo. “El Réquiem de Victoria es una obra culminante”, explica Phillips, “Tiene que ver con lo más profundo, es el conjunto de una superficie bella y una gran profundidad. Crea una sensación de calma que cuesta encontrar en el mundo moderno. Saca a la gente de sus vidas y los transporta a un espacio más tranquilo”.

Una de estas voces celestiales es la de Caroline Trevor, que nos cuenta así su experiencia: “La música en sí misma es ya bastante potente, para dar lugar a una interpretación llena de significado tanto si la gente que canta cree realmente en ello como si no. Pienso que pueden creer en la música sin creer necesariamente en las palabras, aunque creer también en la letra ayuda”

Tradicionalmente, los conciertos de este festival, que este año han sido 14 a lo largo de nueve días, se celebran en algunas de las iglesias más espectaculares de Umbría. En este caso, es la Basílica de San Pedro, en Perugia.

Se trata de una experiencia celestial también, cómo no, para el público, a juicio del director artístico del Festival, Alberto Batisti: “Creo que esta noche, la gran mayoría del público descubrirá la maravilla suprema que es el Requiem de Victoria, que es la obra que cierra la gran época de la polifonía renacentista. Lo harán en un entorno que es el complemento perfecto en términos arquitectónicos, pictóricos y visuales, de lo que vamos a escuchar”.

Batisti es un hombre culto que va a contracorriente. No le asusta luchar contra los clichés de los que la música no está a salvo“La idea malsana y pérfida, y tantas veces reforzada por los medios de comunicación, es que la música debe ser, o bien el fondo, o bien un acompañamiento arrullador de la vida cotidiana, y no un lenguaje, es decir, algo que cuenta cosas, una historia, abstracta, que proviene de un pensamiento complejo pero también de una sensibilidad”.

En este reportaje puede escuchar extractos de

“Officium Defunctorum (Réquiem)”, de Tomás Luis de Victoria.

Agradecimientos a ‘Fondazione per l’Istruzione Agraria in Perugia’ y a la Orden Benedictina por permitirnos grabar en la Basílica de San Pedro.