Última hora

Última hora

Steve Jobs, el visionario

Leyendo ahora:

Steve Jobs, el visionario

Tamaño de texto Aa Aa

“Hasta ahora han visto solo algunas fotos del Macintosh. Ahora megustaría presentarselo en persona. Todas las imágenes que van a ver en la pantalla, están generadas por lo que hay en su interior”

En 1984, Steve Jobs presentaba el Macintosh. Director general de la empresa, hijo adoptivo de una familia californiana y ex programador de video juegos, tenía 28 años, y rebosaba optimismo.

Estaban listos para hacer frente al gran dominador del mercado, IBM.

Ese mismo año, millones de estadounidenses vieron este anuncio durante la Superbowl. 1984 no sería como lo imaginaba George Orwell. El omnipresente Gran Hermano, encarnado por IBM, tendría un duro rival, la marca de la manzana.

Apple Computer fue fundada en 1976 por dos jóvenes, Steve Jobs y Steve Wozniak.

En 1980, la compañía ya cotizaba en bolsa.

Sin embargo, después el éxito inicial del Macintosh en 1984, las ventas se ralentizaron, y tras un enfrentamiento con el consejero delegado, John Sculley, Jobs se vio obligado a dejar Apple un año después.

Decidió entonces fundar otra compañia, Next Computer, y los estudios de animación Pixar, que en poco tiempo se convirtieron en líderes del sector.

Su fusión con Disney en 2006 convirtió a Jobs en el mayor accionista individial de la compañia de Walt Disney.

Sin embargo, en todo ese tiempo, y pese a su interés por el cine, no dejó de lado ni por un momento su pasión por la informática. En 1996, el hijo pródigo regresó a casa, cuando Apple adquirió Next Computer.

Me siento muy afortunado por poder trabajar para Apple, y poder colaborar como consejero para diseñar la estrategía de los productors, y poder ayudar en esta transición para lograr que los productos salgan al mercado. Estoy entusiasmado.

En 1998, Steve Jobs presentó el IMac. La batalla en aquel momento era por el software, y el rival se llamaba microsoft. Apple usaba su propio sistema operativo, el Mac OS, mientras que el resto utilizaba el Windows de Microsoft.

Jobs apostó por el buen rendimiento de sus productos pero también por su estética, un planteamiento que ha resutlado fundamental para el desarrollo de la compañia y que llevó a la marca a significar algo más que una empresa de informática… Apple ya no sólo vende productos informáticos, sino que algunos lo definen como un estilo de vida.

Es la revolución del “IAlgo”… en 2001 fue el IPod, que cambión la manera de los usuarios de escuchar música. En 2007 fue el IPhone, un teléfono que además de realizar llamadas, cuenta con miles de aplicaciones… y por último, en 2010, llegó el IPad, un dispositivo que puso en boca de todos el término “tableta” en el ámbito informático.

Las tiendas ahora están llenas de clientes, algunos seguidores acérrimos que cuentan con varios de los dispositivos y que no dudan en hacer colas durante horas antes de la apertura de las tiendas los días en los que la marca de la manzana estrena nuevos dispositivos.

Sin embargo, en la últimas apariciones de Jobs, las huellas de su enfermedad eran cada vez más patentes: Un cáncer de páncreas diagnosticado en 2003, que en 2009 le obligó a someterse a un transplante de hígado.

Con su muerte nos deja no sólo productos, sino auténticos iconos de la cultura de su tiempo.