Última hora

Última hora

¿Cuál sera la fuente energética del futuro?

Leyendo ahora:

¿Cuál sera la fuente energética del futuro?

Tamaño de texto Aa Aa

Celebrando sus 20 años de independencia y su centenario de explotación petrolera, Kazajistán ha acogido otro año más el Foro Euroasiático Kazenergy.

Es la sexta edición de este evento internacional centrado en el sector energético kazajo. Está organizado por Kazenergy, una alianza industrial compuesta por más de 50 compañías que opera en este país del centro de Asia.

De entre todas las antiguas repúblicas soviéticas, Kazajistán es la segunda mayor productora de petróleo y un aliado clave para la Unión Europea.

El Comisario de Energía, Günter Oettinger, ha pedido una mayor cooperación con Kazajistán.

“Hemos visto buenas oportunidades. Las infraestructuras y puestos de trabajo que están detrás de la industria energética de Kazajistán pueden jugar un rol muy importante para la ingeniería y las compañías de servicios europeas. Eso significa que la UE y Kazajistán pueden crecer juntas además de contribuir a resolver la crisis en Europa”.

“Kazajistán ha invertido mucho para desarrollar nuestra búsqueda de petróleo y con la vista puesta en la próxima década, para promover el crecimiento de la industria de nuestro país”, explicó Jambulat Sarsenov, director general de Kazenergy.

Kazajistán se convertirá en uno de los cinco mayores exportadores de petróleo antes del fin de esta década, gracias al gigante Kashagan que empezará su producción en mar abierto en 2012.

Esto dotará al país de los fondos necesarios para la investigación e innovación como explica el presidente del Consejo Mundial del Petróleo, Randall Gossen:

“La reducción de las reservas convencionales de gas y petróleo provocará que la industria tenga que recurrir a zonas más complicadas y tendrá costes más elevados. Además, será necesaria nueva tecnología. Se está trabajando mucho en este campo, aunque el precio será mucho más alto que si se obtuviera gas de forma convencional”.

Los costes de la producción petrolera se incrementarán porque para su extracción se necesitará tecnología más avanzada. Esto ha llevado a la industria a mantener la energía nuclear como una fuente estable alternativa.

Pero lo ocurrido en Fukushima ha puesto en duda el futuro de la energía nuclear. Al menos políticamente, como explica Alessandro Clérici:

“Después de Fukushima, los países que se oponían a las nucleares han endurecido su postura. Los que estaban a favor dicen que lo de Fukushima es una buena lección para mejorar los reactores y que sean más seguros. Así que tenemos estas dos diferencias que, yo diría, son emocionales”.

Sus defensores afirman que la energía nuclear es respetuosa con el medio ambiente y relativamente barata.

Sus opositores critican la seguridad y ponen como ejempo a Fukushima.

La destrucción de la central en marzo tras el tsunami cuestionó el estatus de Japón como una de las naciones más desarrolladas:

“Japón es una isla. No tenemos una tubería de distribución del exterior, no tenemos conexiones. Italia y Alemania tienen proveedores extranjeros de energía a través de tuberías y otros medios, pero nosotros no tenemos eso. En nuestro caso es muy difícil encontrar otras alternativas”, dice el exvicepresidente de Tepco, Teruaki Masumoto.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica cree que la energía nuclear tendría que seguir desarrollándose.

Una tecnología más avanzada llevaría a muchos países a replantearse su política con las nucleares.

“Cuando el Titanic se hundió la industria no paró. Se encontró la forma de compartimentar para que los barcos no se hundieran. La ingeniería resolvió el problema. Cuando hay un accidente de avión no se deja de volar. Los aviones son necesarios en una sociedad moderna. Pero es un impulso-reacción, cuando algo malo pasa no lo quieres”, afirma Thomas Koshy.

Una alternativa para el futuro podrían ser las energías renovables, como la solar y la eólica.

En Alemania las renovables proporcionan más del 10% de la energía.

Pero la industria se beneficia de altos incentivos, algo que no durará siempre.