Última hora

Última hora

"Hemos catalogado los ataques a periodistas"

Leyendo ahora:

"Hemos catalogado los ataques a periodistas"

Tamaño de texto Aa Aa

Los periodistas pagan a veces un precio muy alto por decir la verdad. El año pasado, Rusia siguió siendo considerado uno de los países más peligrosos para ejercer esta profesión.

Hemos hablado de ello con el Presidente de la

Glasnost Defence Foundation, Alexey Simonov.

Albina Lir, euronews: Anna Politkoskaya fue asesinada hace 5 años. Todavía se desconoce el cerebro de este crimen. “El país donde los crímenes quedan impunes”, así califican muchos países a Rusia, ¿está usted de acuerdo?

Alexey Simonov:

“Sí, desafortunadamente, es así. Tengo que señalar

que desde hace 5 años, la impunidad se ha convertido en un tema recurrente durante nuestras reuniones con las autoridades. Constantemente, exponemos los casos de crímenes perpetrados contra periodistas. Ese es actualmente nuestro mayor tema de preocupación.”

Euronews: ¿Deberíamos combatirlo?

A.S:

“Es necesario combatir la impunidad y es posible. Y la mejor manera de hacerlo es informando a la gente. Durante los últimos 3 años nos hemos concentrado es este aspecto informativo junto con la Federación Internacional de Periodistas y el Sindicato Ruso de Periodistas. Desde 1993 hemos intentado vigilar la situación.

Euronews: Su Fundación lleva trabajando dos décadas en Rusia. Cuéntenos, ¿cómo se puede proteger hoy en día a los periodistas dentro y fuera de Rusia?

A.S:

“Ayer presentamos una nueva base de datos creada para catalogar los ataques a periodistas, aquellos que son maltratados, que reciben amenazas, que son despedidos o censurados.

Seis artículos del Código Penal se refieren a estos ataques contra periodistas. Hemos elaborado un proyecto que ha tenido repercusiones fuera de Rusia. La Federación Internacional de Periodistas ha publicado esta base de datos en su página web.

Seguimos con detenimiento lo que pasa en otros países donde se perpetran muchos crímenes contra periodistas, países como México, Colombia o Filipinas.

No podemos decir que hayamos alcanzado la panacea, pero trabajamos para que ser más eficaces. Pero esta base de datos no funcionaría sin dos elementos importantes. Primero, es necesario el apoyo de las instituciones legales, algo con lo que, por ahora, no contamos. También necesitamos la implicación de cada periodista. Los profesionales deben entender que los crímenes actuales son algo más que un tema que les afecta personalmente, tiene que ver con la libertad de información. La violencia ejercida contra los periodistas debe ser considerada un ataque contra el periodismo. Si no se comprende esto no podemos cambiar las cosas. La sociedad seguirá dormida.