Última hora

Última hora

Amanecer con Fitch

Leyendo ahora:

Amanecer con Fitch

Tamaño de texto Aa Aa

Despertar con Moody’s o acostarse con Standard & Poor’s empieza a ser una costumbre en Italia y en otros países de la eurozona.

Fitch ha sido la última agencia de calificación en rebajar la nota de Italia y de España.

Mientras el primer ministro italiano volaba a Moscú para el cumpleaños de Putin, Fitch dejaba la deuda soberana del país en A+ (desde AA-).

“Habría que ver” —explica esta ciudadana— “quién está detrás de estas agencias, qué criterios utilizan y qué es poner una triple o una doble A”.

“Él (el primier ministro Berlusconi) y todo su Gobierno deben dimitir —señala otro transeúnte—porque son quienes nos han conducido hasta esta situación miserable, ínfima”.

“Claramente hay algo de realidad (en la rebaja de la deuda italiana), no hacen las calificaciones al azar, y nuestro primer ministro minimiza todo cuánto sucede a su alrededor. Ahora quiere crear el Partido de las Tías Buenas —comenta otro ciudadano en las calles de Roma— ¡Dios mío!

El último delirio de Berlusconi, que sacó adelante su plan de austeridad de 54.000 millones de euros, que Fitch considera insuficiente porque la debilidad estructural se mantiene.

Italia y España, cuyo Gobierno respeta aunque “no comparte” la decisión de Fitch de rebajar su deuda dos escalones (hasta AA- desde AA+), son los países de la eurozona que más sufren las tensiones de los mercados.