Última hora

Última hora

Cuatro semanas indignados en Estados Unidos

Leyendo ahora:

Cuatro semanas indignados en Estados Unidos

Tamaño de texto Aa Aa

Empezaron a mediados de septiembre y siguen en las calles del país. Ocupa Wall Street, nombre que abandera este movimiento ciudadano ha convertido la plaza Zucotti de Nueva York, en un espacio para la reflexión sobre la democracia.

Una pequeña ciudad, con comisiones organizadas que se encargan de la comida, seguridad, acceso a Internet, asistencia médica y legal.

“El mundo es un absoluto desorden, y a ciencia cierta nadie sabe qué está pasando, pero pienso que estos jóvenes están poniendo el dedo en la llaga” (con sus reivindicaciones), comentaba Margot Leverett, una de las ciudadanas que suministra comida y víveres a los concentrados.

La sede de la Reserva Federal en Chicago ha sido, en las últimas horas, otro de los escenarios de la indignación.

Con familias que denuncian la avaricia de las multinacionales y la ineficacia de la clase política:

“No salimos a comer fuera y prescindimos de cosas como la televisión por cable. Usamos el transporte público y no vivimos por encima de nuestras posibilidades, pero a veces todo se pone muy cuesta arriba”, explica Randy, una de las manifestantes.

La simpatía inicial de las primeras movilizaciones se ha transformado en un apoyo rotundo de muchos estadounidenses, como el premio Nobel de Economía, Paul Krugman, que ha dicho que la protesta es “económicamente y políticamente” justa.