Última hora

Última hora

Klaus Töpfer:"Los especuladores son los culpables del alza de los precios de la comida"

Leyendo ahora:

Klaus Töpfer:"Los especuladores son los culpables del alza de los precios de la comida"

Tamaño de texto Aa Aa

En pleno siglo XXI, el hambre y la falta de medios agrícolas en los países subdesarrollados persiste. Analizamos la situación global con Klaus Töpfer, quien ya comenzó a combatir estos problemas hace mucho tiempo. Trabajó para el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, fue ministro de Medio Ambiente en Alemania y en la actualidad forma parte de una ONG: Agro Acción Alemana.

Sigrid Ulrich, euronews:
Sé que no le digo nada que no sepa. Cada tres o cuatro segundos, un ser humano muere porque no tiene qué comer. A comienzos de año usted se mostró muy crítico con la especulación en torno a los alimentos, pero lo que me sorprendió es que no hablaba de razones humanitarias sino de seguridad global. ¿Qué quiere decir?

Klaus Töpfer:
“Estas cosas están estrechamente conectadas las una a las otra. Hay una especulación masiva y precisamente los más pobres serán los más afectados. Nosotros dos gastamos en torno al 13% de nuestros ingresos mensuales en comida. Para ellos es el 70%. Si los precios suben, eso afecta inmediatamente a su supervivencia. Además, sabemos que en los lugares donde la comida escasea, hay alzamientos, la gente de rebela. Eso puede provocar revueltas, por otro lado, muy comprensibles.
Ambos aspectos están ligados de forma estrecha. Hemos visto crisis alimentarias y disturbios hace no mucho tiempo en algunos países de África. Necesitamos saber que ese tipo de inestabilidad en sociedades enteras también nos afecta”.

euronews:
Los especuladores no actúan al azar. Tan sólo suman dos y dos, ven algún tipo de desequilibrio y se benefician de ello. ¿Hasta qué punto son responsables los especuladores de la subida de los precios de la comida?

Klaus Töpfer:
“Tienen una influencia importante en la fluctuación de los precios. Las fluctuaciones son dramáticas y en una gran parte se deben a la especulación. También hay que tener en cuenta la tendencia global a tener precios cada vez más altos en todo, pero la volatilidad se debe sobre todo a la especulación. Vivimos en un mundo en el que hay mucho dinero que invertir y, al mismo tiempo, hay inversores muy preocupados por un posible colapso del sistema financiero, así que invaden los mercados de materias primas.
Con ello, se dan grandes burbujas en los precios, que deben evitarse a toda costa. Usted habló de un muerto cada tres segundos. Nosotros sabemos que en torno a 1.000 millones de personas se van a la cama con hambre porque no tienen qué comer. Las imágenes en televisión son cada vez más dramáticas. Todos estamos viendo lo que pasa en el Cuerno de África.
Pero al mismo tiempo, vivimos en una sociedad que cada año tira a la basura 20 millones de toneladas de comida. La especualción no se da sólo en torno a la comida, sino también sobre el suelo. Por eso no debemos pensar en la especualción como en un fenómeno aislado, sino que tenemos que integrarla en el desarrollo global de los mercados de alimentos”.

euronews:
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha calificado la estabilización de los precios de los alimentos como una prioridad para su presidencia del G20. No obstante, la gente que se reunirá es la misma que hace no mucho aprobó el rescate de bancos gastando cientos de miles de millones de euros y dólares. Usted es economista y sabe que de alguna forma esto ha creado igualmente una burbuja, ya que detrás no hay un equivalente en cuanto a bienes producidos”.

Klaus Töpfer:
“Lo primero de todo, es magnífico que Sarkozy haya ayudado a hacer de este tema algo urgente a nivel político y público. No podemos pasar de cero a cien, y por supuesto, no estamos satisfechos con el tratamiento de ciertos temas, especialmente la productividad. La productividad de las pequeñas granjas debe aumentar. No queremos que se refuercen únicamente los sistemas industriales de agricultura, aunque en un mundo con 9.000 ó 10.000 millones de personas, hay que contar con ellos.
En nuestra organización Agro Acción Alemana, intentamos sobre todo ayudar a la gente a que puedan ayudarse a sí mismos.
Decir que subir los precios en la agricultura es ventajoso para los productores, porque les permitirá vender a mayores precios, es un argumento que no se sostiene. Se trata de un engaño, por decirlo de una manera educada.
Sabemos que subir el precio de las materias sin refinar, de la energía, lleva a una subida masiva de los costes de producción, muy por encima de la subida de los precios de venta. De esta forma, al final, las pequeñas granjas ganan mucho menos que antes y tienen incluso que comprar alimentos, porque sus cosechas son demasiado pequeñas. Así que subir los precios en la agricultura les afecta.
No obstante, estamos encantados con que el tema finalmente esté donde se merece, en la agenda de aquellos que pueden hacer que la especulación sea más transparente, y pueden intervenir, algo que espero que hagan, porque se sientan obligados por la gente y por los disturbios por la escasez de alimentos, que nos pueden afectar a todos.
Los productos financieros y las bolsas no han caído del cielo, sino que han sido creados por el ser humano, así que tiene que haber un compromiso político para actuar cuando fallen”.

euronews:
Aún no hemos hablado de los hábitos de consumo en los países industrializados. Hay dos temas polémicos. Uno es el biocombustible, especialmente el que procede de la agricultura, y el otro es la estructura de consumo: para producir un kilo de carne se necesita 100, 200 veces más agua, suelo y energía que un kilo de grano.

Klaus Töpfer:
“Esos son dos temas de extrema importancia. Nuestro estilo de vida se basa en un alto consumo de recursos en cuanto a materiales, energía y materiales no refinados de todo tipo. Si todo el mundo quisiera comer como nosotros lo hacemos, habría una gran escasez.
Sabemos que cuanta menos carne comas, lo que es también malo para el clima, actúas de forma más responsable en cuanto a nuestros recursos”.

euronews:
Volviendo a los hábitos alimenticios, ¿con qué frecuencia cada semana tiene la familia Töpfer carne en su mesa?

Klaus Töpfer:
“Comemos relativamente poca carne. Mi mujer prefiere las ensaladas y los productos vegetarianos. Además, apoyo la llamada dieta de los 100 kilómetros, que significa comer solo lo que ha sido producido en 100 kilómetros a la redonda. No es fácil, pero en este sentido, intentamos comer según la temporada. Por eso, en este momento del año no consideramos muy urgente tener fresas en nuestra mesa o productos similares”.