Última hora

Última hora

Nueva Zelanda: horas críticas por el vertido del Rena

Leyendo ahora:

Nueva Zelanda: horas críticas por el vertido del Rena

Tamaño de texto Aa Aa

“Nueva Zelanda afronta la peor catástrofe ecológica y marítima de su historia”

Las declaraciones del ministro neocelandés del Medio Ambiente, Nick Smith, dejan poca cabida al optimismo.

El carguero encallado el pasado miércoles frente a Tauranga, el principal puerto de la isla del norte, podría no resistir a la tempestad que sacude actualmente la región.

El crudo del Rena se está filtrando al mar a un ritmo cinco veces superior al de los últimos días.

Euronews ha hablado con un periodista que se encuentra en el lugar de los hechos.

Andrew MacRae, periodista:

“Estamos a merced del mar, y como ahora es de noche, y han tenido que evacuar a los tripulantes del barco por la fuerte marejada, no sabemos lo que está pasando. Hace un par de días, había una embarcación tratando de bombear las 1.700 toneladas de petróleo, pero tuvo problemas de inmediato y sólo consiguió sacar unas 11 toneladas de crudo. No se sabe cuándo podrán volver a intentarlo, porque eso depende del tiempo, pero probablemente tendrán que esperar de 24 a 48 horas antes de poder empezar a bombear el combustible”

Aunque sólo hay escapes en una de las cuatro cubas del carguero, el Rena ha vertido ya más de 300 toneladas de carburante en una zona de incalculable valor ecológico y turístico. Y si su casco se parte, podría liberar aún 1.700 toneladas de combustible.

Las primeras manchas llegaron a la costa el lunes. Los habitantes se movilizaron de inmediato para recoger las bolsas de petróleo. Ahora, como este pescador, piden explicaciones.

Barry Connolly. Pescador:

“Algunas de las personas que han estado aquí procedentes de todo el mundo, dicen que este es uno de los lugares más bonitos que han visto, así que, no sé si puedo decir que en la pantalla, pero estoy muy cabreado”

Un enfado que se explica por los numerosos rumores que circulan sobre el mal estado del carguero. El secretario general del Sindicato Marítimo neocelandés, aseguró ayer que se habían detectado varias deficiencias en el Rena.