Última hora

Última hora

Eslovaquia, nueva prueba de desunión europea

Leyendo ahora:

Eslovaquia, nueva prueba de desunión europea

Tamaño de texto Aa Aa

Eslovaquia, pequeña república parlamentaria de cerca de cinco millones y medio de habitantes, miembro de la Euro Zona desde 2009, y uno de los países más pobre de los 17, ha conseguido bloquear al menos durante unas horas la maquinaria europea.

Antes del acuerdo alcanzado hoy, el país dijo no a la ampliación del fondo de rescate de la zona euro destinado a salvar a Grecia, y a otras víctimas de la crisis de la deuda como Irlanda, Portugal, e Italia.

En Bruselas, propios y extraños contenían el aliento ante este nuevo contratiempo:

Eduard Kukan. Eurodiputado del Partido Popular Europeo:

“Considero que es una tragedia para Eslovaquia causada por el comportamiento irresponsable de uno de los partidos de la coalición gubernamental, y lo único que me gustaría decir es que Eslovaquia se ha disparado en la pierna y ha dañado seriamente su reputación internacional con este voto”

En 2010, cuando se creó el fondo de rescate europeo, Eslovaquía apoyó la idea, y aportó una garantía de 4 mil 400 millones de euros.

Esta vez se trata de flexibilizar y reforzar

el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, con una extensión de la garantía, lo que significaría para este pequeño país excomunista, un desembolso suplementario de 7.720 millones de euros, una suma demasiado elevada con un PIB de apenas 65 mil millones de euros.

En realidad, el Fondo Europeo ha estado en pleno centro de un juego político nacional.

La negativa del partido liberal SAS a respaldar la ampliación del fondo europeo ha provocado la caída del Gobierno de Iveta Radicova, ya que la jefa de Gobierno había vinculado la crucial votación con una moción de censura para su Gobierno.

La oposición socialdemócrata, por su parte, condicionaba su apoyo a la convocatoria de elecciones anticipadas.

Boris Zala. Líder de la oposición socialdemócrata:

“Mi partido, los socialdemócratas, condicionamos nuestro apoyo a que se convoquen elecciones anticipadas. Una vez que tengamos una fecha sobre la mesa, habrá una apertura para que votemos a favor de la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera”

Y sin embargo, en 2007, fueron los socialdemócratas de Robert Fico quienes firmaron el Tratado de Lisboa, y bajo su mandato Eslovaquia entró en la Eurozona en 2009.

Ante esta nueva prueba de vulnerabilidad, Alemania y Francia hablan ya de adaptar los tratados europeos para evitar que se reproduzcan este tipo de situaciones.

Si los partidos eslovacos no hubiesen llegado a un acuerdo, la Zona Euro se habría visto en un serio aprieto, privada de medios financieros suplementarios y de nuevos instrumentos considerados vitales para evitar la propagación de la crisis de la deuda.