Última hora

Última hora

Los franceses se movilizan en las urnas

Leyendo ahora:

Los franceses se movilizan en las urnas

Tamaño de texto Aa Aa

Sólo entre 145.000 y 270.000 franceses respondieron el lunes al llamamiento de los sindicatos para manifestarse contra el plan de austeridad. Sin embargo, dos días antes, dos millones y medio de personas acudieron a las urnas para votar en la primera vuelta de las primarias socialistas.

¿Prefieron los franceses expresarse en las urnas o la poca movilización de los indignados franceses se explica por la cita electoral?

Una cosa está clara, al organizar estas primarias, el Partido Socialista Francés ha querido enviar una señal al electorado: ha comprendido la crisis de confianza hacia los políticos.

Durante el último debate ayer entre Martine Aubry y François Hollande, ambos lo recordaron:

Martine Aubry. Líder del Partido Socialista:

“La gente quiere elegir, no quieren que se les imponga lo que tienen que decidir. Así es como he querido que sean las primarias. Lo que van a elegir es muy importante”

François Hollande. Candidato a las primarias:

“Esperábamos un millón de electores y ha habido más de dos millones setecientos mil votantes que han depositado su papeleta con entusiasmo y responsabilidad. Por lo tanto, debemos estar a la altura que exige esta iniciativa”

Los franceses no son los primeros europeos en celebrar primarias. La izquierda italiana inauguró el sistema en 2005 y desde entonces se ha convertido en un reflejo que los líderes de la izquierda italiana justifican por el deseo de cambiar a una clase política corrupta y distante de las preocupaciones de la gente.

Esa es precisamente la razón de ser del movimiento de los Indignados nacido en España en mayo de este año: el hartazgo de la población con la clase política, y el deseo de acabar con el bipartidismo y la corrupción.

El 89% de los españoles y el 83% de los franceses consideran que los partidos políticos sólo están interesados ​​en sí mismos y poco o nada en lo que piensa el pueblo.

Las primarias a la italiana, o a la francesa, reflejan el auge de la democracia participativa, alteran el funcionamiento histórico de los partidos políticos y el papel de los militantes, y vuelven a dar al electorado un sentimiento de implicación.

Falta por ver si será suficiente para restaurar la confianza, sobre todo, en los sectores más despolitizados.

Entrevista con Daniel Boy, investigador de Ciencias Políticas de Paris.

Sandrine Delorme, euronews:

En Europa constatamos una crisis de confianza en los partidos políticos.

¿Este tipo de proceso, como las primarias socialistas en Francia, puede contribuir a restablecer un lazo entre el electorado y la clase política?

Hablamos con Daniel Boy, investigador del centro de investigación de Ciencias Políticas de Paris.

Las primarias socialistas en Francia son un éxito, en cualquier caso es el análisis más extendido. Tras el tercer y último debate ¿Por qué son un éxito?

Daniel Boy, investigador de Ciencias Políticas de Paris:

“Los partidos en Francia no representan a mucha gente. No hay más de un 1 o 2 por ciento de afiliados a los partidos, es especialmente poco.

Por eso no había el sentimiento de que habíamos podido participar en la elección de la persona designada por los militantes para ser candidata a una elección presidencial, una elección importante en Francia.

Estas primarias imitan el sistema estadounidense, un viejo mecanismo en Estados Unidos, y creo que los franceses siguieron con mucho interés las primarias estadounidenses entre Obama y Hillary Clinton.

En el fondo esto da una etapa de decisión suplementaria. Podemos votar no sólo el día de la elección oficial, también antes, eligiendo entre diferentes candidatos.

Creo que es un mecanismo que ha tenido mucho éxito entre los franceses, la prueba es la cantidad de gente simpatizante de la izquierda que han ido a votar en esas elecciones. Significa más democracia, de alguna manera.

euronews:

Las sociedades europeas atraviesan crisis profundas, no sólo en Francia ¿Qué tipo de elección puede reconciliar a la población con la clase política?

Daniel Boy:

“Reconciliar quizás sea demasiado decir, porque la verdadera reconciliación, creo, llegará cuando haya en el poder personas lo suficientemente competentes, lo suficientemente cercanas.

En el fondo esto es lo que desea el público europeo: tener dirigentes a los que sientan cercanos, exentos de conflictos, de corrupción por un lado. Y por otro, gente capaz de sacarnos de nuestro principal problema, osea, la crisis económica y financiera.

No hemos llegado a ese punto. Creo que no hemos encontrado a esos líderes milagrosos. Vemos que la alternancia política es rápida. Confiamos en un bando y luego en el otro. Y no vemos una solución clara.

Así que es cierto que la solución a la cuestión de los políticos está desgraciadamente ligada a la mejora de la situación económica y financiera de los países europeos.

euronews:

¿Es una forma, para una parte la izquierda francesa, de luchar contra el voto populista? ¿De evitar que los descontentos voten al Frente Nacional?

Daniel Boy:

“Ah, dudo que eso evite que los descontentos voten por el Frente Nacional. El problema es ¿Cuántos descontentos? ¿Qué porcentajes? ¿Puede influír desde la primera vuelta de las presidenciales como en 2002 para promocionar al candidato de la extrema derecha? Evidentemente no los sabemos por ahora. El populismo se nutre de rumores, de rencores, no especialmente de un debate público muy ilustrado ¿sabe?.

Así que no estoy totalmente convencido de que esta porción de la población que se siente excluída, harta de la política, haya tenido la paciencia de seguir los debates.

Quizás sea algo pesimista, pero no estoy convencido de que esto cambie la ola de populismo que observamos en Europa y en Francia”.