Última hora

Última hora

El declive de una era

Leyendo ahora:

El declive de una era

Tamaño de texto Aa Aa

Silvio Berlusconi, relajado e impasible antes de pedir la confianza del Parlamento. Podría decirse que al primer ministro italiano no le afectan los problemas, por muchos y complejos que estos sean. Ese es su credo. Y el de ayer, el quincuagésimo voto de confianza que encara en tres años. Pero Il Cavaliere resiste.
 
“No pienso dejar el barco”, decía. “No pienso dimitir. Y menos en este momento. No se trata de que me aferre al poder, sino de que ahora no hay en Italia otra alternativa de gobierno distinta a la que nosotros ofrecemos”.
  
En cualquier caso, la alternativa, ayer, había preferido dejar vacíos sus escaños, cansada de las evasivas de un jefe de gobierno cuya carrera política toca a su fin.
  
Hasta ahora, Berlusconi ha sabido eludir como nadie los procesos y esquivar las adversidades. Pero con setenta y cinco años y la imagen destruida,  comienza a acusar los golpes. Su coalición no es ni la sombra de lo que fue. Y tiene enemigos fuera y dentro de casa.
 
Las disensiones con el ministro de Economía no son ningún secreto. Y eso que Giulio Tremonti es, probablemente, el único valor seguro de su gobierno.
 
La popularidad del primer ministro jamás ha sido tan baja. Los indignados acampan desde hace días en la plaza de la República. Y los italianos han montado en cólera. Las medidas de austeridad y la mala gestión del gobierno han hecho rebosar el vaso.
 
Italia se hunde en los mercados debido a una deuda colosal que se acerca a los dos billones de euros. Es decir, el 120% del PIB nacional. El déficit alcanza el 4%. El crecimiento está estancado. Y el paro se acerca al 9%, marcando records entre la polbación más joven.
  
Hace 10 años, Italia era una de las primeras economías de Europa. Hoy se tambalea. La reputación de Berlusconi no ayuda a cuadrar las cuentas y los inversores se escapan, porque no confían en que el gobierno pueda sacar al país de la crisis, con un primer ministro envuelto en escándalos y metido en los tribunales. El fin de una era está cerca. 2013 se perfila como la fecha del declive. 
 
Sergio Romano: “Berlusconi piensa en unas elecciones anticipadas en primavera”
 
Manuela Scarpellini, euronews:
 
Berlusconi ha superado la quincuagésimo primera moción de confianza de la legislatura. Pero la división persiste, con un líder debilitado por los escándalos. ¿Cuáles son las consecuencias para Italia, ante la crisis, la especulación y las reformas? Hablamos con Sergio Romano, histórico editorialista del Corriere della Sera y diplomático.
 
euronews:
 
El Gobierno se mantiene pero por poco. ¿Cómo podrá seguir adelante?
 
Sergio Romano:
 
“Bien, no por poco: 316 votos, es exactamente el objetivo que Berlusconi se había marcado. Algo que siempre supone un buen resultado porque el Gobierno puede continuar y tiene una mayoría. El problema es que en el seno del propio Gobierno hay discrepancias muy importantes que empiezan a generar dudas porque piensan que su futuro con Berlusconi es incierto. En consecuencia esta moción de confianza no se va a traducir en una estabilidad por tiempo indefinido”.
 
euronews:
 
Berlusconi ha obtenido la confianza de la Cámara. ¿Pero tendrá la de los mercados?
  
Sergio Romano:
 
“No hay demasiada racionalidad en los mercados, o sea que no esperemos reacciones racionales.  Deberíamos preguntarnos, más bien, qué pasaría un día si Berlusconi cayera. Llegado el caso, también probablemente, habría una reacción de perplejidad y escepticismo en los mercados, que empezarían a pensar que Italia está, otra vez, en crisis. No, el problema es fundamentalmente italiano, y no de los mercados sobre los tenemos una influencia muy limitada”.
 
euronews:
 
Desde un punto de vista europeo y mundial, ¿este resultado, en su opinión, le da más credibilidad a Italia?
 
Sergio Romano:
 
“Europa debe tratar necesariamente con quien gobierne Italia en cada momento concreto. Cierto es que, quizás, el cambio de Berlusconi reforzaría un poco más la credibilidad de Italia porque, sin duda, representa un problema, y creo que la mayoría de los italianos son conscientes”.
 
euronews:
 
¿Es esto suficiente para relanzar el crecimiento en Italia y afrontar los grandes desafíos?
 
Sergio Romano:
 
“Creo que Berlusconi piensa en un escenario con elecciones anticipadas en la primavera del año que viene. No debemos olvidar, que fuera de Italia, probablemente no se entienda, que tenemos un referédum previsto para la abolición de la ley electoral vigente, con la que Berlusconi y Bossi están encantados porque controlan las listas de sus partidos. Si el Tribunal Supremo o el Tribunal Constitucional italiano dicen que sí, que el referéndum se puede convocar, Berlusconi no tendrá otra solución, ni alternativa. Prefiere ir a las urnas antes que esperar la supresión de la ley electoral que a él le conviene”.
 
euronews:
 
Muchas gracias.