Última hora

Última hora

Nuevo pulso entre UE y Ucrania, por Timoshenko

Leyendo ahora:

Nuevo pulso entre UE y Ucrania, por Timoshenko

Tamaño de texto Aa Aa

Pospuesta sine die. La visita del presidente Víctor Yanukóvich este jueves a Bruselas ha sido “no cancelada”, sino aplazada, según la versión oficial, aunque en la práctica no hay siquiera una nueva fecha.

La portavoz comunitaria Karolina Kottova explicaba que “la visita ha sido aplazada hasta otra ocasión, cuando las condiciones sean más favorables para lograr progresos en las relaciones bilaterales entre la UE y Ucrania”, recordando además la importancia que da la Unión al respeto a la democracia y a la independencia del sistema judicial.

La semana pasada los 27 habían advertido de que la sentencia a siete años de cárcel contra la exprimera ministra Yulia Timoshenko tendría consecuencias.

“Tenemos que enviar a la opinión pública ucraniana un mensaje fuerte, en el que quede claro que los derechos humanos y las normales relaciones entre la oposición y el poder son una cuestión primordial para la democracia”, explica un eurodiputado desde la Comisión de Cooperación UE-Ucrania.

En todo caso la respuesta de Kíev no se ha hecho esperar. El Parlamento ucraniano debía votar este martes la despenalización del artículo del código penal por el que Timoshenko fue condenada y cuya modificación suponía en realidad la anulación de la sentencia. Pues bien, la votación ha sido retirada de la agenda en la Rada ucraniana. Horas antes, en una entrevista exclusiva a euronews, Víctor Yanukóvich había insistido en que Timoshenko era, pasara lo que pasara, una “delincuente”.

“Se ha tratado de un delito penal, porque no se pagaron impuestos, porque nuestro presupuesto era cada vez menor, porque se importaba gas que después se vendía a los consumidores y el Estado ucraniano estaba sufriendo grandes pérdidas”, afirmaba Yanukóvich.

Pese a este nuevo pulso, por ahora se mantiene en las agendas comunitarias la cumbre entre la UE y Ucrania prevista para el próximo mes de diciembre en Kíev.