Última hora

Última hora

"No se encuentra a ningún candidato dispuesto a defender el proyecto europeo en Suiza"

Leyendo ahora:

"No se encuentra a ningún candidato dispuesto a defender el proyecto europeo en Suiza"

Tamaño de texto Aa Aa

Frédéric Bouchard (Euronews): Nos encontramos con Anne-Frédérique Widmann, jefa del servicio de investigación de la televisión suiza romanda.

Señora Widmann, al contrario de lo que pasa en los otros países europeos, en Suiza la economía solo ha aparecido en el último momento de la campaña. ¿Por qué?

Anne-Frédérique Widmann: “Imagine que hace solo dieciocho meses estos cien euros que usted ve aquí valían 150 francos suizos y que, este verano, se situaban casi en la paridad cien euros cien francos. El Banco Nacional Suizo reaccionó rápidamente y fijó un techo: un franco y veinte por un euro. Algo que cambió totalmente la campaña. De golpe, el tema económico se convirtió en la preocupación mayor de los electores suizos”.

Euronews: Sí, pero claro, el franco fuerte no deja de ser la señal de buena salud de la economía suiza… ¿por qué es un tema de inquietud para los electores?

Anne-Frédérique Widmann: “Es verdad que el franco fuerte es una señal de buena salud: como ventajas, de repente los suizos se fueron a comprar coches al otro lado de la frontera por unos 10.000 euros menos. También se les vio ir a hacer sus compras semanales a Francia o Alemania. Pero los efectos reales de esta crisis en la economía se han hecho sentir inmediatamente. Los sectores más afectados han sido el turismo, las finanzas y sobre todo las exportaciones. Para mantenerse competitivas, las empresas suizas tuvieron que arañar en sus márgenes de beneficios. Recurrieron a instrumentos, medidas inéditas. Por ejemplo, pidieron a sus empleados trabajar más por el mismo salario o pagaron a su mano de obra fronteriza, a menudo muy numerosa, en euros. Y, evidentemente, los patronos y los sindicatos empezaron a agitar el espectro de los despidos e incluso las deslocalizaciones de producción fuera de Suiza. Todo esto todavía no se ha producido. Suiza anuncia para el año que viene un paro del 3,4 por ciento, lo que supone una muy buena cifra comparado con el resto de Europa. Pero, desde el punto de vista de Suiza, las perspectivas no dejan de ser sombrías”.

Euronews: Ha hecho mención al euro. Un reciente sondeo muestra que apenas un suizo sobre cinco desea entrar en la Unión. Y todavía son menos en querer adoptar el euro. ¿Tienen miedo los electores de lo que ven en sus vecinos europeos?

Anne-Frédérique Widmann: “Claro, tienen miedo. Tienen miedo de que la crisis de la zona euro impacte sobre su propia calidad de vida. También hay una pérdida de atractivo del proyecto europeo. Desde aquí, Bruselas parece complicado. La Unión aparece como mal gestionada y los suizos no perciben demasiado qué ganarían con una adhesión. Al contrario, perciben todo lo que perderían. Es decir, su neutralidad, la democracia directa, su soberanía. Temas muy apreciados. Hoy, este proyecto de adhesión ante Brusela y que parecía un objetivo irreversible y inevitable aquí, de repente no resulta deseable en absoluto. Hasta el año pasado, un único partido, la Unión Democrática del Centro, un partido populista, nacionalista, que supone el 30 por ciento de los votos y el es el más importante de Suiza, era el único opuesto a la adhesión. Pero se le ha unido el Partido Liberal Radical, el partido de la economía. Actualmente, como signo de este desamor, no hay un solo candidato ni a derecha ni a izquierda dispuesto a defender el proyecto europeo”.

Euronews: Anne Frédérique Widmann, muchas gracias. Hemos comprobado que Suiza se mantiene como un lugar de estabilidad económica en una Europa en crisis. Aunque las inquietudes tampoco son ajenas a los suizos.