Última hora

Última hora

Balance de dos años de crisis

Leyendo ahora:

Balance de dos años de crisis

Tamaño de texto Aa Aa

Dos años de crisis en la eurozona. Dos años de reajustes económicos, cada vez más dolorosos, en Grecia, y sigue sin vislumbrarse la luz al final del túnel. Y eso que desde que se encendió la mecha en Atenas, Europa ha intentado contener la explosión. Pero con poca decisión, quizá demasiado tarde, como explica el director del Instituto Bruegel.

Jean Pisani-Ferry: “Primero se dijo que Grecia era solvente, después que era solvente con un poco de reducción de la deuda, a iniciativa de los bancos. Depués, que hará falta algo más. Es difícil convencer a nadie cuando se va cambiando de opinión de mes en mes, bajo la presión de los mercados”.

Pero sí que ha habido intervenciones de carácter económico. En abril de 2010, Grecia, al borde de la bancarrota, pidió ayuda. La eurozona y el Fondo Monetario Internacional le acordaron un primer plan de rescate. Seguirá el caso Irlandés. Y después, también Portugal.

Europa echa mano de los Fondos de Estabilidad Financiera. 440 mil millones de euros, pendientes de que se instaure otro un mecanismo permanente a partir de mediados de 2013, aunque la Comisión quiere adelantarlo a 2012.

Jean Pisani-Ferry: “440 mil millones de euros, parece mucho pero hay que descontar lo que ya se ha destinado a Portugal e Irlanda. Y lo que se le ha prometido a Grecia. Y hay que descontar también lo que muy probablemente hará faltar para recapitalizar los bancos. Así que quedarán algo así como doscientos cincuenta o trescientos mil millones. Y el Banco Central Europeo ya ha comprado noventa mil millones en obligaciones italianas y españolas”.

Conscientes de que el Fondo podía resultar limitado, los dirigentes de la eurozona habían decidido ampliarlo este verano, más o menos cuando se decidió el segundo plan de rescate para Grecia. Pero han hecho falta tres largos meses para que los parlamentos nacionales lo aprueben, y en el caso eslovaco se cobró la caída del gobierno.

En realidad, la institución que mantiene levantada a pulso la eurozona es el Banco Central Europeo, que ha dejado su papel de vigía para comprar deuda soberana.

La respuesta europea a la crisis de la deuda pasará también por una mayor regulación del sector financiero y más disciplina presupuestaria, como sostiene el comisario europeo Michel Barnier. La Comisión por su parte ha comenzado a tratar ya de cómo incentivar el crecimiento económico y el empleo para sortear la trampa de la recesión sistémica.