Última hora

Última hora

Túnez estrena urnas

Leyendo ahora:

Túnez estrena urnas

Tamaño de texto Aa Aa

Los tunecinos viven este fin de semana un momento histórico. Diez meses después de su revolución, crucial en el desencadenamiento de la primavera árabe, los tunecinos acuden a las urnas para elegir una Asamblea Constituyente encargada de sentar las bases de un nuevo régimen.

Todo un salto en el vacío para un pueblo que nunca ha vivido elecciones libres.

El 14 de enero de 2011, menos de un mes después de la inmolación de un joven en Sidi Bouzid que desencadena manifestaciones sociales en todo el país pidiendo la dimisión de Ben Ali, el presidente tunecino huye a Arabia Saudí.

Tras varios meses de transición difíciles, pero necesarios para pasar página tras 23 años de dictadura, las elecciones previstas inicialmente para julio tuvieron que ser aplazadas para poder completar el censo electoral.

Aunque hay multitud de partidos y candidatos en liza, seis parten como favoritos:

-En cabeza, Renacimiento, el principal partido islamista prohibido en la época de Ben Ali y que despunta con fuerza.

-El Partido Demócrata Progresista, marcadamente liberal, es el único dirigido por una mujer.

-Ettakatol liderado por Ben Jafaar, es miembro de la Internacional Socialista.

-Ettajdid es la formación de los excomunistas que han formado la coalición del polo demócrata modernista con cinco partidos.

-El CPR de Monsef Marzouki, que volvió del exilio en enero y hoy cercano a los ilsmaistas de Renacimiento.

-Y por último, el Partido Comunista Obrero, muy popular.

Todas las miradas están puestas en Rached Ghannouchi. Su formación, perseguida por Ben Alí, ha ganado terreno paulatinamente.

De corte islamista, el partido Renacimiento se dice cercano al AKP turco y promete no instaurar la Sharia.

Sus detractores temen que imponga una teocracia que revertiría conquistas del secularismo y los derechos de las mujeres.

De las urnas saldrán los 217 miembros de la Asamblea que se encargará de redactar la nueva Constitución, elegir al nuevo Gobierno interino y convocar elecciones presidenciales y legislativas.

Aunque la población es consciente de la importancia de la cita en las urnas, en el país predomina la preocupación por le futuro: la economía entró en recesión tras la revolución, el turismo se ha desplomado, innumerables empresas extranjeras han cerrado y el porcentaje de paro ronda el 20%.

En Sidi bouzid, cuna de la revolución, la alegría y la esperanza han dado paso a la frustración. Muchos jóvenes aseguran que no irán a votar…sin embargo el éxito o el fracaso de estas elecciones enviará una señal determinante a los demás países que han participado en la primavera árabe.