Última hora

Última hora

Sensibilidades encontradas tras el anuncio de ETA

Leyendo ahora:

Sensibilidades encontradas tras el anuncio de ETA

Tamaño de texto Aa Aa

El reciente comunicado de ETA provoca reacciones encontradas entre las diferentes sensibilidades en el País Vasco.

El enviado especial de Euronews, Javier Villagarcía, se ha entrevistado con la viuda de Alfonso Morcillo, Cati Romero. Fue asesinado por la banda terrorista el 15 de diciembre de 1995 en Lasarte.

Sus primeras sensaciones son más de escepticismo que de alivio.

“Tengo una sensación primero de tristeza. Te lo digo como lo siento. Yo igual no respiro como la mayoría de los políticos de los ciudadanos, con esa alegría enorme. Yo no. A mi me previno una periodista francesa (del comunicado de ETA) me llamó y me dio la noticia y claro me acordé de Alfonso. Era mi compañero, mi amigo, un ser excepcional. Y me acordé de él, que lleva bajo tierrra 16 años. Entonces me pregunté por qué esto no habrá ocurrido hace más de 20 años, cuánto nos hubiésemos evitado.

¿Con quién me tengo que reconciliar?, es que yo no sé. No hicimos daño a nadie.

Que no ha habido aquí una confrontación. Se utilizan esas palabras, ‘conflicto’, ‘confrontación’, ‘reconciliación’, ¿con quién?. ¿Alquien me ha pedido a mí perdón?

Es que nos quieren reescribir al historia. Nos están vendiendo que aquí ha habido una confrontación, un conflicto, porque ha habido dos bandos.

Yo solamente te puedo decir a nivel personal que yo no he tenido conflcto con ninguna persona. Ni yo,ni Alfonso. Si ellos lo quieren ver es porque quieren reescribir lo que aquí ha ocurrido y espero, espero, que la ciudadanía no caiga en eso”, explica Romero.

Del otro lado, los familiares de los etarras, de los condenados por actividades relacionadas con el mundo abertzale… Ellos también se sienten víctimas de la dispersión de presos y de las supuestas torturas ejercidas por las fuerzas de seguridad. Es el caso de Txelui Moreno, cuyo hijo Iker sigue en prisión a la espera de juicio.

“Lo que no es justo y es una forma de venganza que ha tenido el estado español es que a los presos se les lleve lo más lejos posible de su lugar de origen y las familias tengan que pagar con un coste económico muy elevado.

Porque víctima es mi hijo, que lo torturaron durante cinco días. Y el dolor que yo siento al saber que los torturadores siguen vivos, y que seguramente les pondrán alguna placa por esa “gran labor que hicieron”, detener durante cinco días a ocho personas encapuchadas en un cuarto a un joven de 23 años haciéndole todo tipo de injurias, eso es muy difícil”, dice Moreno.

Hoy es un día muy especial para los familiares de las víctimas del terrorismo. Por primera vez ven luz al final del túnel de un conflicto que ha causado más de cuatro décadas de sufrimiento.