Última hora

Última hora

ETA: Y ahora, ¿qué?

Leyendo ahora:

ETA: Y ahora, ¿qué?

Tamaño de texto Aa Aa

Adiós a ETA. Se cierra una larga y dolorosa etapa tras el anuncio, el pasado 20 de octubre, del cese definitivo de la violencia por parte de la banda terrorista. 
 
Comienza por tanto un nuevo período también para los partidos políticos, que deberán ganarse la confianza de una parte de la sociedad española y vasca, todo ello en un contexto de precampaña electoral ante la inminencia de las elecciones generales el próximo 20 de noviembre.
 
  
El pasado sábado, durante la celebración de un mitin del candidato socialista, y antiguo ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, los dirigentes del Partido Socialista de Euskadi, que gobierna en el País Vasco, insistían sobre todo en la necesidad de unidad de las fuerzas políticas para afrontar esta complicada etapa que comienza.
 
“No hay que ceder en nada, lo que hay que hacer es ser capaces de mantenernos unidos y de construir juntos lo que llamaríamos la resolución de los problemas humanos.” Explicaba Ramón Jauregui, Ministro dela Presidencia refiriéndose a la cuestión de los presos de ETA.
 
Un punto clave que, para los socialistas, se debe abordar previo consenso y bajo ciertas condiciones que detalla el socialista Odón Elorza: 
 
 “Con el acuerdo de los partidos políticos democráticos, con la aplicación de la ley, con las garantías correspondientes adoptadas, se vayan en el tiempo tomando las medidas para la reinserción desde la legalidad de presos.”
 
Pero para los independentistas de la izquierda abertzale, la prioridad ahora es el acercamiento de los presos vascos y una futura amnistía.
El sábado en Bilbao convocaron a miles de manifestantes que expresaban esa voluntad de acercar a sus presos al País Vasco e iniciar  un nuevo camino.
 
“Queremos traer a los presos a casa e iniciar  un nuevo camino.”, señala uno de los asistentes a esta marcha.
 
La cuestión de los presos es un asunto complicado tanto para unos como para otros. Incluso para ETA es un peso que le ha impedido hacer una declaración más valiente según este analista.
 
El analista, y también víctima de ETA, Gorka Landaburu insiste en que la clave del fin absoluto de ETA pasa por resolver el asunto de sus presos: “ETA no se ha disuelto por una razón muy simple: se podía haber disuelto ya pero tiene 750 presos, 600 en España, 150 en Francia. No puede desde su óptica dejar a los presos abandonados. Eso es lo que va a intentar negociar con el próximo Gobierno. Y por eso no se disuelve, cuando resuelva el problema de sus presos, entonces ETA será historia, habrá desaparecido par siempre.”
 
Pero antes habrá que esperar al nuevo gobierno que salga de las urnas. Sera este ejecutivo el que defina una reinserción que respete también a las víctimas del terrorismo…Algo que pasa también por reconocer su condición de víctimas.