Última hora

Última hora

Lágrimas y aplausos en el último adiós a Simoncelli

Leyendo ahora:

Lágrimas y aplausos en el último adiós a Simoncelli

Tamaño de texto Aa Aa

Globos al aire y un interminable aplauso en memoria de Marco Simoncelli. Así empezaba el funeral por el piloto italiano de moto GP muerto, a los 24 años, el domingo en un trágico accidente durante el Gran Premio de Malasia.

Sus padres, su hermana y su novia ocupaban los primeros bancos en la iglesia de Santa María Assunta, de Coriano.

El pueblo del campeón fallecido se ha visto desbordado por la multitud que ha acudido a darle el último adiós a la gran promesa del moticiclismo italiano.

Valentino Rossi, su amigo del alma, estaba junto a la familia. También han acudido compañeros pilotos como Capirossi, Pasini, Melandri, Aoiama, Jorge Lorenzo y Sete Gibernau.

Sus dos motos, la Gilera con la que conquistó el Mundial de 250 en 2008, y la Honda con la que competía en moto GP estaban a ambos lados del féretro.

Fuera, una muchedumbre seguía el funeral con atención y mucho dolor. Muchos, con una camiseta blanca con el número 58, el que Supersic, como se le conocía cariñosamente, lucía en su moto. Ese número que se encuentra ahora en todos los rincones de Italia junto al mensaje “Marco, no te olvidaremos”.