Última hora

Última hora

Singapur y el reto de la sostenibilidad energética

Leyendo ahora:

Singapur y el reto de la sostenibilidad energética

Tamaño de texto Aa Aa

La energía es generada, distribuida y consumida. Y nuestras ciudades tienen una constante dependencia de ella.

¿Cómo puede ese consumo de energía y combustible ser sostenible?

“Una ciudad sostenible es una ciudad capaz de sobrevivir durante décadas y siglos funcionando, en la que diferentes flujos, de materiales o bienes, también funcionan y en la que la inmigración y la emigración son sostenibles. Este modo de actuar no se interrumpe y, por el contrario, cada vez es mejor”. explica Gerhard Schmitt, director del Centro ETH en Singapur.

El diseño de las perspectivas y los impresionantes rascacielos pueden consumir una enorme cantidad de energía.

Según Rani Virdee, directora de administración de The CarbonNeutral Company en la región del sudeste asiático, “si buscamos el desarrollo de las megaciudades y además queremos que sea sostenible, estamos ante un verdadero reto. Debido a que desarrollamos estas urbes utilizando combustibles fósiles, hay una enorme cantidad de energía empleada en estos edificios que vemos a nuestro alrededor”.

Singapur es una de las muchas ciudades del mundo que afronta del desafío de reducir su impacto ecológico. El primer paso para disminuir el uso de energía es hacer más con menos.

El desarrollo de las viviendas es un buen camino para probar nuevas ideas: los edificios de cara al viento y lejos del sol, la ventilación natural antes que el aire acondicionado y los techos con tejas para recoger el agua de la lluvia y proteger del sol.

Y, en estos particulares tejados, se prueban plantas para ver como pueden ayudar a proteger contra el calor.

“Uno de los beneficios que obtenemos de este tipo de plantas es la ayuda para reducir la temperatura ambiente hasta en dos grados centígrados. E incluso en la superficie del propio techo, en comparación con los de hormigón, se puede reducir la temperatura hasta 15 grados centígrados. Así que al final ayuda a enfriar el clima de los vecinos de nuestro distrito”, afirma Alan Tan, director general adjunto del HDB Building Research Institute

La eficiencia puede suponer un ahorro significativo, pero la energía tiene que llegar de algún lugar. ¿Qué potencial hay para la energía solar en una ciudad como Singapur?

Joachim Luther, profesor del Centro de Investigación de Energía Solar de Singapur, cree que existen imitaciones. “Es sencillo producir alrededor del 15% de esta energía en Singapur, creo que a medio y largo plazo se podría producir aquí el 30% de la energía solar necesaria. Pero no podemos alcanzar el 50% o el 100% de la demanda porque no hay suficiente terreno”

El desarrollo de la energía solar esta todavía en una fase inicial en muchas ciudades. Una de las razones es que, sin las ayudas públicas, la energía fotovoltaíca es más cara que los combustibles fósiles.

Los científicos del laboratorio en el que trabaja Joachim Luther trabajan para intentar superar ese obstáculo. “Hoy tenemos módulos solares producidos por la industria que tienen una eficiencia del 20%, por lo que el 20% de la luz que llega es transformada en electricidad. Por supuesto, es posible mejorar este porcentaje con la tecnología de silicio existente”

No es realista imaginar una ciudad dependiendo únicamente de las energías renovables a corto plazo.

Pero en algunos lugares se están promoviendo ayudas para proyectos de energías limpias a cambio de la reducción en la emisión de gases, aunque no siempre resulta sencillo.

“Mi opinión es que en Singapur todavía tenemos que intensificar la educación y la sensibilización a través de múltiples actividades. Creo que hay un malentendido entre las empresas que consiste en pensar que la implementación de un programa de gestión de carbono va a costar un montón de dinero, y no es así, sino que realmente supone un ahorro”, dice Rani Virdee

El crecimiento de las ciudades está provocando un aumento en la demanda de energía. En ningún lugar es más evidente que en Asia. Aquí, el desarrollo de energías limpias se ha convertido en uno de los principales focos de atención.

Gerhard Schmitt cree que hay que prepararse para el futuro. “A cinco o seis horas de vuelo de Singapur tendremos en los próximos años más de mil millones de personas que vivirán en ciudades que aún no existen. Nos tenemos que asegurar de que estas ciudades se están planificando de manera sostenible, y de que las urbes actuales son reconstruidas para ser sostenibles a largo plazo”.

Observando las ciudades modernas es fácil deducir que el enigma de un crecimiento sostenible y del desarrollo de las energías limpias está aún lejos de ser resuelto