Última hora

Última hora

Referendo en Grecia: la calle o la UE

Leyendo ahora:

Referendo en Grecia: la calle o la UE

Tamaño de texto Aa Aa

Al primer ministro griego, Yorgos Papandréu, le llueven las críticas por la convocatoria de un referendo sobre el segundo rescate y los consiguientes ajustes. Concretamente, se le critica que no hubiese avisado por adelantado al resto de países de la UE de su intención de anunciar

la convocatoria de un plebiscito, algo que ha vuelto a desestabilizar a la eurozona tan sólo una semana después del último gran acuerdo para atajar la crisis de la deuda soberana. Entonces, al final del reciente Consejo Europeo, Papándreu se declaraba satisfecho. Pero en Grecia impera la lectura interna y para él es fundamental la legitimación ciudadana que le garantice la permanencia en el Gobierno pese a tener la popularidad en caída libre tras meses de ajustes.

“La decisión del primer ministro Papandréu de convocar un referéndum ha sido realmente sorprendente. De esta manera trata de calmar la tensión social, pero la pregunta es si no será peor el remedio que la envermedad. Si se lleva a cabo y el resultado es positivo, no significará automáticamente continuidad política y calma en las calles. Incluso después del referéndum el país puede ser políticamente inestable”, explicaba un experto.

Con un voto en contra, el plan de rescate europeo acabaría siendo inviable. Y eso dejaría a Grecia en tan mala situación, que ya no habría modo de eludir la posibilidad de que saliera del euro, abriendo camino a la recuperación de una moneda nacional para después devaluarla.

Hasta seis dirigentes del propio partido de Papandréu le han pedido que dimita y dé paso a un gobierno de concentración nacional.

“El problema es, y pasa a menudo con los referendos, que muchas veces la gente no responde a la cuestión del referéndum, sino que dice “sí” o “no” a su gobierno, sacando tarjeta roja a su primer ministro. Y no podemos excluir este sea de nuevo el caso”, explicaba un analista.

Si la rebelión política nacional se afianza, pondría muy difícil no ya plantear el referéndo sino superar la moción de confianza a la que se ha sometido el propio Papándreu. La votación es este viernes y la mayoría parlamentaria es ya de por sí ajustada.