Última hora

Última hora

Las tribulaciones de China con el Euro

Leyendo ahora:

Las tribulaciones de China con el Euro

Tamaño de texto Aa Aa

Primera potencia económica mundial en los próximos 5 o 10 años, China sopesa su interés en socorrer al euro.

Los europeos vuelven la mirada hacia el gigante asiático y a su enorme liquidez para frenar sus crisis de la deuda.

En efecto, Pekín dispone de las principales reservas cambistas del mundo: 3,2 billones de dólares.

Se calcula que una cuarta parte de esas reservas son activos en euros.

Reservas acumuladas gracias a un crecimiento sostenido de las exportaciones chinas, impulsado por los muy competitivos precios de los productos made in China, favorecidos por los bajos salarios y el tipo de cambio del Yuán, mantenido artificialmente por debajo de su valor con respecto a las monedas de fluctuación libre como el dólar y el euro.

Principal socio comercial de Pekín, la Unión Europea exportó a China bienes por valor de 113,1 billones de euros en 2010, un 38% más que en 2009.

Por su parte, China exportó a la UE artículos por valor de 281,9 billones de euros en 2010, el 31% más que en 2009.

Los chinos son los principales interesados en apoyar a su mejor cliente: ya durante los primeros 8 meses de este año, el aumento de las exportaciones hacia la UE experimentó un descenso significativo.

En términos de inversiones extranjeras, la UE supera a Pekín: en 2010 invirtió en China 4 mil 900 millones de euros, frente a los 900 millones invertidos por los chinos en Europa.

Algunos ven en la crisis del euro una oportunidad para China de reforzar con suavidad su liderato. El reto para Pekín es calcular bien la jugada.

Hong Lei. Portavoz del ministerio chino de Exteriores:

“Tanto ahora, como en el pasado y en el futuro, China siempre será un inversor importante en el mercado financiero europeo”

A cambio, China podría pedir a los europeos su apoyo para obtener el estatuto de economía de mercado.

Artículos relacionados:
 
Trichet: ‘el euro es una moneda sólida’
Referendo en Grecia: la calle o la UE
Europa alcanza un acuerdo sobre la crisis de la deuda