Última hora

Última hora

Italia: las reformas prometidas a la UE

Leyendo ahora:

Italia: las reformas prometidas a la UE

Tamaño de texto Aa Aa

El primer ministro Silvio Berlusconi anunció este martes que dimitirá cuando sean aprobadas las reformas económicas prometidas a la Unión Europea.
 
El anuncio del primer ministro se produjo después de que en la Cámara de los Diputados el gobierno de Berlusconi perdiese la mayoría en la votación sobre las cuentas del Estado de 2010.
 
Ahora el Parlamento deberá aprobar la Ley de Presupuestos de 2012 que contiene las medidas económicas que Europa ha pedido a Italia para que reduzca su deuda y fomente el crecimiento.
 
Las principales medidas son: ampliar la edad de la jubilación de los italianos, privatizar empresas públicas, vender parte del patrimonio inmobiliario y otros bienes del Estado y llevar a cabo una reforma laboral.
 
Los inspectores de la Comisión Europea y
del Banco Central Europeo comenzaron este miércoles en Roma los trabajos de supervisión de estas reformas económicas.
 
Los inspectores pretenden recoger información concreta sobre los planes y ejecución de las mismas  para después elaborar un informe que será llevado al Eurogrupo.
 
 
 
Para tratar de entender mejor lo que está ocurriendo en Italia, euronews se ha puesto en contacto con Luigi Spínola, periodista y analista político transalpino.  
 
euronews:  
El primer ministro italiano ha dicho que está dispuesto a dimitir únicamente tras la aprobación de un nuevo plan de austeridad. ¿Es realista aprobar a corto plazo las medidas requeridas por Bruselas y el Banco Central Europeo?
 
Luigi Spinola:
La solución acordada el martes con el presidente Napolitano contempla un calendario bastante estricto. Técnicamente, se necesitarían dos semanas o hasta finales de mes. Desde un punto de vista político, está claro que la oposición quiere agilizar el calendario para poner fin cuanto antes a la era Berlusconi. Al mismo tiempo, la oposición sabe muy bien que el objetivo estratégigo y político de Berlusconi es dilatarlo en el tiempo para evitar un gobierno transitorio y aguantar hasta las elecciones anticipadas.
 
Esto es típico de la política italiana, pero ahora la agenda italiana está recibiendo aportaciones del exterior, de Europa y de los mercados. Creo que las bolsas podrían tener un efecto acelerador, la creciente presión de los mercados podría acelerar este proceso.
 
euronews:
¿Tiene Italia la suficiente autoridad política y el tiempo necesario para aplicar un plan de reformas tan drástico?
 
Luigi Spinola:
Sí, porque este plan no ha sido impuesto realmente por Europa o los mercados. Son unas reformas muy bien conocidas, que los políticos italianos estaban esperando aplicar en los últimos 20 años. Como este país siempre reacciona positivamente ante los problemas importantes, creo que serán un éxito. Italia tiene bases sólidas. Es la tercera economía de la Unión Europea. Mi única advertencia es que se evite que la competencia política influya en la aplicación de estas reformas. 
 
euronews:
Los mercados financieros están cada vez más nerviosos. ¿Podría perderse el control la situación?
 
Luigi Spinola:
Es un riesgo existente. La crisis italiana está bastante influenciada por la tendencia, minuto a minuto,  de los mercados financieros y la creciente disparidad entre los bonos alemán e italiano. Pero creo que todavía es posible que se apruebe el paquete de reformas y que, posteriormente, se mejore.
 
euronews:
El presidente tiene que decidir sobre la era post Berlusconi. ¿Qué opción daría más confianza a los mercados: las elecciones anticipadas, un ejecutivo tecnócrata o de unidad nacional?
 
Luigi Spinola:
La mejor opción para la presidencia italiana y Bruselas parace ser un amplio gobierno de coalición, tal vez liderado por una figura de primer orden como Mario Monti, capaz de acometer reformas. No sé si el contexto italiano permitirá este escenario.
 
euronews:
Para terminar, ¿se está escribiendo el último capítulo de la era Berlusconi o estamos asistiendo al fin de su carrera como primer ministro?
 
Luigi Spinola:
La cuestión es que, en los últimos 20 años, Berlusconi no sólo ha sido el líder del principal partido de centro, sino también su único accionista. Cualquier líder potencial o figura relevante ha sido apartado. Si hubiera un conflicto interno en su partido cuando Berlusconi tome sus próximas decisiones, podría acelerarse el proceso de cambio en la cúpula.