Última hora

Última hora

Grecia: nuevo gobierno, pero los mismos problemas

Leyendo ahora:

Grecia: nuevo gobierno, pero los mismos problemas

Tamaño de texto Aa Aa

La llegada de Lukas Papademos al poder no ha conseguido calmar ni a los mercados ni a la opinión pública greiga, que continúa manifestándose en las calles de Atenas en contra de unas reformas que sin duda serán dolorosas.

La situación es crítica. Grecia acumula una deuda superior al 162% de su Producto Interior Bruto. Su déficit se acerca peligrosamente al 8%. Y el desempleo, según las cifras de agosto, la últimas publicadas, está en el 18,4% de la población activa.

El futuro a corto plazo es de todo menos esperanzador. Según la Comisión Europea, la proyección de crecimiento para 2012 será del -2.8%.

En este delicado contexto, la prioridad del gobierno es conseguir dinero, convencer a los acreedores internacionales para que sigan invirtiendo en un país al borde de la quiebra. A cambio, Grecia tendrá que hacerle un agujero más al cinturón, sin permitirse ningún exceso hasta, al menos, 2015.

El sexto tramo de ayuda está por el momento bloqueado. El motivo son los retrasos en las subidas de impuestos y en los recortes de la adminstración pública.

El ejecutivo tiene 100 días para implantar las reformas. Las pensiones sufrirán. Los salarios de los funcionarios deberán ser congelados. Habrá que apostar por el paro técnico. Y los que antes estaban exentos de pagar impuestos, tendrán que empezar a contribuir. El techo baja de los 8.000 a los 5.000 euros de ingresos anuales.

Todas estas medidas tendrán que aparecer reflejadas en el presupuesto del año que viene para complacer a Bruselas. Sin ellas, no habrá segundo plan de ayuda. Y con ellas, el enfrentamiento social está garantizado.