Última hora

Última hora

Rajoy o la perseverancia como arma política

Leyendo ahora:

Rajoy o la perseverancia como arma política

Tamaño de texto Aa Aa

Sin carisma pero tenaz. Mariano Rajoy, el candidato del conservador Partido Popular ha hecho de la perseverancia un arma política, adoptando una imagen tranquilizadora en medio de la tempestad económica.

A sus 56 años, este veterano de la política española ha sabido ganarse el apoyo de su partido para ofrecerle, por fin, la victoria.

En 2004 Rajoy, el sucesor designado de José María Aznar para recoger el testigo del primer ministro saliente, sufre una derrota sangrante por lo inesperada, frente a un casi desconocido Zapatero.

Una derrota que nunca fue completamente digerida y que se reproduce en 2008, cuando Mariano Rajoy vuelve a presentarse contra el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Como líder de la oposición, Rajoy no da tregua al Ejecutivo socialista, sobre todo cuando se trata de ETA.

El jefe de filas de los populares denuncia las negociaciones con la banda terrorista lanzadas por el Gobierno en 2006:

Mariano Rajoy:

“Una manifestación que dice que no se puede negociar ni pagar precio político a unos terroristas, y una manifestación que dice que un país como España, el país más viejo de Europa, con 44 millones de habitantes, la octava potencia del mundo, no va a ser derrotada por una panda de criminales”

Pero desde la victoria del PP en las elecciones municipales, que presagiaba con más fuerza que nunca el triunfo en las legislativas, Rajoy ha dulcificado su imagen de conservador puro y duro.

Mariano Rajoy:

“Este partido en todas las instituciones donde tenga responsabilidades de Gobierno, y si los espagnoles quieren, también en el Gobierno de la nación, va a gobernar para todos.”

Durante la campaña electoral, el líder del Partido Popular martillea un único mensaje con gancho, encaminado a ampliar al máximo su electorado.

Mariano Rajoy:

“Nuestros enemigos y nuestros adversarios son: la crisis económica y el paro, y vamos a por ellos. Y me comprometo a ser valiente a la hora de gobernar, valiente y prudente que son dos características absolutamente conciliables.”

Posicionándose como hombre de Estado, alcanza un acuerdo con los socialistas para limitar el déficit público en la Constitución, y se congratula de la renuncia a las armas de ETA:

“Por primera vez en 40 años ETA ha dicho que cesa definitivamente en su actividad criminal y ese es un dato positivo. La única hoja de ruta que hay es ley y Estado de derecho y no hay ningún tipo de negociación.”

Varias veces ministro, casado y padre de dos hijos, Mariano Rajoy llega a la cumbre de su carrera política iniciada hace 30 años, cuando tenía 26.