Última hora

Última hora

Irán-Israel: la guerra oculta

Leyendo ahora:

Irán-Israel: la guerra oculta

Tamaño de texto Aa Aa

Irán está intentando dotarse del arma nuclear. Lo ha afirmado el OIEA en un informe publicado el 8 de noviembre, el más detallado hasta ahora sobre la dimensión militar del programa nuclear iraní.

El 17 de noviembre, el director general de la Agencia atómica de la ONU, Yukiya Amano, no ocultaba su preocupación ante la gravedad de las revelaciones.

Yukiya Amano. Director General del OIEA asegura que ahora que tiene estas informaciones y evaluaciones, “tengo que alertar al mundo. Es mi deber como Director General.”

Irán niega las acusaciones y asegura que su programa es de caracter civil, pero el argumento no ha convencido a los países occidentales que han adoptado nuevas sanciones contra Teherán.

Pero detrás de estas medidas consideradas pacíficas, en los últimos tiempos otras acciones de naturaleza menos diplomática tienen en su punto de mira al programa nuclear iraní.

En 2010 se produjeron varios asesinatos de científicos en Teherán, todos especialistas en el ámbito de la energía nuclear. Teherán acusó a grupos opositores dirigidos por agentes israelíes.

Estos ataques formarían parte de una guerra oculta, al igual que los ciberataques para entorpecer el sistema nuclear iraní.

En 2010 el virus Stuxnet infectó los sistemas informáticos industriales de Irán. Teherán acusó a Estados Unidos y a Israel, pero desmintió que la central de Bouchehr hubiese resultado afectada.

Desde entonces, los iraníes han detectado otros virus como Stars y más recientemente Duqu, considerados ciberarmas.

Esta guerra entre bastidores contra la República Islámica estaría también detrás de la misteriosa explosión que tuvo lugar en la base de misiles de Bid Ganeh el 14 de noviembre. Al menos 17 Guardianes de la Revolución, uno de ellos de alto rango, murieron en la explosión calificada de accidental por el régimen.

Pero según medios israelíes, fue obra del Mossad para provocar una respuesta de los iraníes.

En este escenario de provocación, el régimen de los Ayatolás parece mantener la cabeza fría para evitar una escalada que percibe como una trampa. Si caen en ella, Israel podría justificar ataques aéreos contra las instalaciones nucleares de la República Islámica.

Artículos relacionados- Reza Taghizade: “Mientras Irán no sienta el peligro de una salida militar no cambiará de actitud”