Última hora

Última hora

Putin: crónica de una vuelta anunciada

Leyendo ahora:

Putin: crónica de una vuelta anunciada

Tamaño de texto Aa Aa

Putín el super héroe, el salvador de Rusia, el tipo duro con puño de hierro…las imágenes que inundan las televisiones rusas en este periodo pre-electoral se parecen extrañamente a las que dieron la vuelta al mundo en 2000 y en 2008. El tímido y entonces desconocido primer ministro de Boris Yelsin en 1999 cultiva desde entonces un verdadero culto a la personalidad.

Pero la diferencia con su último mandato presidencial, es que sigue siendo omnipresente pero ha dejado de ser intocable.

En estas imágenes que han visto millones de internautas, se ve como Putin es abucheado por la multitud en un acontecimiento deportivo por primera vez.

El desgaste y el hastío ganan terreno entre el electorado ruso…un cambio traumático para un líder acostumbrado a cifras de popularidad que hacían palidecer a sus homólogos occidentales.

Y según algunos analistas, si parte de los rusos se han cansado, se debe sobre todo al juego de las sillas musicales que comenzó en 2008. Con dos mandatos a sus espaldas y dada la imposibilidad constitucional de volver a presentarse, Putin saca a escena a un joven tímido y desconocido, como él nueve años antes…y Dimitri Medvedev se convierte en presidente.

En un número público de fair play, Putin le desea buena suerte y dice que cuenta con su plena confianza, pero tanto en Rusia como fuera de las fronteras del país, todos saben que Putin no ha dicho su última palabra.

Y no se equivocan. Putin forma el primer Gobierno de la presidencia de Medvedev, un puesto que ocupa desde hace 4 años y que le permite mantener al menos, una parte de poder.

Aunque Medvedev se ha emancipado poco a poco del yugo de su mentor, desde hace 4 años, el tándem sigue diciéndose inseparable, una unidad de cara a la galería que parece irritar cada vez más a sus compatriotas.

La candidatura de Putin no ha sido una sorpresa,

como si la presidencia de Medvedev hubiera sido sólo un paréntesis para permitirle recuperar las riendas del poder.

Ni su estilo ni su retórica han cambiado significativamente.

Una vez más se presenta como el salvador de Rusia en unos momentos difíciles, sobre todo dada la coyuntura mundial:

Vladimir Putin. Primer ministro ruso:

“Sigue habiendo muchos riesgos y mucha incertidumbre. Es muy importante que trabajemos en equipo en estas condiciones de borrasca para que nuestro barco no zozobre.”

Durante 4 años los rusos habían entonado una melodía relativamente nueva, ahora se perfila una vuelta al estribillo.