Última hora

Última hora

El sentimiento nacionalista en Rusia, cada vez más fuerte

Leyendo ahora:

El sentimiento nacionalista en Rusia, cada vez más fuerte

Tamaño de texto Aa Aa

El 4 de noviembre, Día de la Unidad Nacional, unos 7.000 ultranacionalistas se manifestaron en Moscú para mostrar su repulsa a los inmigrantes. Los neonazis y cabezas rapadas también arremetieron contra el Gobierno por sus políticas favorables hacia Chechenia, de mayoría musulmana.

“Mira Chechenia, nadando en lujo y dinero, mira el parque automovilístico de Kadyrov. Mira los rascacielos que están construyendo allí y las ruinas que se ven en regiones como Smolensk y otras del centro de Rusia. Se debería invertir en esas regiones y no en el Cáucaso”, dice el líder nacionalista ruso Vladimir Tor.

En diciembre de 2010, miles de ultras se congregaron a las puertas de Kremlin después de que un inmigrante musulmán norcaucásico matase durante una pelea a un hincha ruso tras un partido de fútbol. Desde entonces, se han multiplicado los ataques a inmigrantes del Cáucaso Norte y Asia Central, al mismo tiempo que han proliferado las protestas en las calles.

“Las ideas que sugieren los nacionalistas se están convirtiendo poco a poco en la corriente dominante. No de forma inmediata, por supuesto, pero si echamos un vistazo a los últimos 20 años podemos ver que muchas de las ideas que entonces parecían radicales y que venían de políticos marginales, hoy están en boca de gente respetable. Esto es algo peligroso porque puede conducir a la radicalización del país” afirma el activista pro derechos humanos, Alexander Verkhovsky.

Dos décadas después de la caída de la Unión soviética, Rusia sigue recibiendo la llegada masiva de inmigrantes, principalmente de Asia Central y el Cáucaso. Se cree que entre dos y ocho millones de personas viven de forma ilegal en Rusia.

Karomat Sharipov, presidente de una asociación de inmigrantes, teme que la situación degenere y que se produzca un baño de sangre.

“Entre 40 y 50.000 personas acuden a la mezquita cada viernes. ¿Los extremistas quieren realmente mostrarles su fuerza? La mitad de los que acuden a la mezquita tienen tan poca cabeza como los que se manifiestan en las calles. ¿Quieren realmente provocar un enfrentamiento?” se pregunta Sharipov.

Los nacionalistas rusos aseguran que son capaces de conseguir lo que no ha logrado la oposición: movilizar a un gran número de rusos, descontentos con el gobierno de Putin.