Última hora

Última hora

Rusia Unida: un tándem de poder para un partido hegemónico

Leyendo ahora:

Rusia Unida: un tándem de poder para un partido hegemónico

Tamaño de texto Aa Aa

A finales de noviembre, en el congreso de Rusia Unida, Vladímir Putin y Dmitri Medvédev oficializaron su cambio de papeles al frente de la Federación Rusa: Medvedev sería cabeza de lista del partido gubernamental para estas elecciones legislativas, y Putin, candidato a las presidenciales en marzo.

Tras cuatro años como primer ministro, la anunciada vuelta de Putin tenía como objetivo impulsar la máquina electoral de Rusia Unida.

Ampliamente beneficiaria del sistema electoral, escrutinio proporcional por listas y un tope fijado al 7%, que descarta a los outsiders de la Duma, Rusia Unida dispone de otra ventaja de peso para asentar su posición dominante.

Andrei Kortunov, analista político:

“Yo creo que la mayoría de la gente ve Rusia Unida como el partido de las clases dirigentes, de los funcionarios, de los burócratas, como una especie de mecanismo que permite la aplicación de decisiones que se toman en otro lado”

Una opinión que comparten, según un sondeo de Levada Center, el 53% de los rusos encuestados, que piensan que el resultado de las elecciones está determinado por las autoridades.

Aquí, en Tula, a 175 kilómetros de Moscú, Rusia Unida domina desde hace una década. El Gobernador de la región, Vladímir Gruzdev, ha hecho campaña por Rusia Unida. Este exmagnate de la distribución reconvertido en político fue nombrado por Medvedev.

Vladimir Gruzdev. Gobernador de la región de Tula:

“No deberíamos ser tan apocados. He sido miembro de Rusia Unida desde que se creó el partido. Nunca he estado afiliado a otra formación, y no creo que tenga que sentirme avergonzado del trabajo que he realizado”

Pero los años del boom económico gracias a los precios del petróleo no han beneficiado a todo el mundo por igual. Este año, el poder adquisitivo de los rusos ha caído por primera vez desde 2008, y sigue habiendo una inflación del 7%.

Nikolai Petrov. Analista político en el Carnegie Centre:

“Lo que vemos ahora es el remanente de un sistema político muy primitivo diseñado por Putin en los tiempos en que Rusia gozaba de una enorme riqueza financiera. Se mantuvo debido a la política populista del Gobierno, que no podrá continuar mucho tiempo”

Las elecciones a la presidencia de la Federación Rusa tendrán lugar el 4 de marzo. Esa cita electoral será el verdadero termómetro del vigor político de la fórmula Putin.