Última hora

Última hora

Putin y Medvédev en la encrucijada tras las legislativas

Leyendo ahora:

Putin y Medvédev en la encrucijada tras las legislativas

Tamaño de texto Aa Aa

La pareja Putin-Medvédev sale tocada de las elecciones legislativas al perder Rusia Unida casi un 15% de los votos con respecto a 2007 y la mayoría constituyente de dos tercios; aunque conserva una holgada mayoría absoluta.

El propio Vladímir Putin justificaba la caída por la crisis económica. La lectura en la calle es distinta. Muchos electores han querido rechazar el sistema que puso en pie el actual primer ministro.

“Tienen que hacer cambios y hoy, con la llamada ‘modernización económica’ en marcha en el país, las autoridades tienen que ser más activos con este tema y entonces obtendrán buenos resultados. La gente quiere cambios para vivir mejor en este país”, afirma un ciudadano.

Dos problemas sistémicos son la dependencia de los hidrocarburos, que representan el 60% de las exportaciones, y la corrupción, algo que preocupa mayoritariamente a la población.

Putin y Mevdéved se comprometieron a solucionarlos y no han cumplido, según la ONG rusa Business Solidarity, que considera que Rusia sigue siendo un país inseguro para las empresas.

“Desgraciadamente todo nuestro sistema necesita una reforma, reformas económicas; pero hasta ahora no vemos que nada de esto se lleve a cabo y mientras las autoridades no cambien, no se producirán estas reformas tan importantes y necesarias”, explica Yana Yakovleva, directora de Business Solidarity.

El Banco Mundial situó a Rusia en el puesto 120 de 183 en la clasificación de países donde más difícil es invertir. Quedó por detrás de exrepúblicas soviéticas como Georgia (16ª), Letonia (21ª), Kazajistán o Azerbaiyán.

Este analista del Carnegie Centre de Moscú opina que el tiempo de la política inmovilista ha terminado.

“Ha quedado claro que los tres meses que quedan hasta la elección presidencial no pueden ser iguales que los meses anteriores a las legislativas, sin ningún tipo de ideas fuertes, sustanciales y serias, que movilicen al electorado. Putin tendrá que preparar un programa tangible antes de las presidenciales y no seguir con un discurso genérico”, dice Nikolai Petrov, de Carnegie Centre.

Putin ve ahora su camino de regreso al Kremlin más escarpado de lo previsto.