Última hora

Última hora

Luces y sombras de un pacto a 26

Leyendo ahora:

Luces y sombras de un pacto a 26

Tamaño de texto Aa Aa

Una foto de familia casi perfecta.

La pareja franco-alemana soñaba con la unanimidad en su cumbre de Bruselas, pero a falta de 27 firmas, se han tenido que conformar con un tratado intergubernamental que reforzará la disciplina presupuestaria en la Unión Europea.

A la nueva vía se sumaron los 17 Estados Miembros de la Zona Euro y otros 9 países. Sólo la Gran Bretaña de David Cameron se quedó fuera.

Sus exigencias, especialmente la pretensión de un protocolo que exonere a la City de la supervisión europea del sector financiero, fueron tachadas de inadmisibles.

Estas son las grandes líneas del acuerdo:

Para empezar, la regla de oro, el cuasi equilibrio presupuestario, se inscribirá en las Constituciones de los Estados Miembros. El Tribunal europeo de Justicia se encargará de supervisar que las legislaciones adoptadas a nivel nacional sean conformes al tratado.

Los Estados cuyo déficit sobrepase el 3% serán sancionados automáticamente.

Se creará un Mecanismo Europeo de Estabilidad que reemplazará al Fondo Europeo de Estabilidad. Su puesta en marcha se adelantará a julio de 2012, y tendrá una capacidad de 500.000 millones de euros.

El Banco Central Europeo se encargará de su gestión.

Por otra parte, los Estados de la Zona Euro dotarán al FMI con 200.000 millones de euros para que esta institución pueda otorgar préstamos bilaterales a los países con problemas.

Resumiendo: disciplina en todos los frentes y mecanismos de protección para socorrer a los Estados con problemas.

Una victoria para Sarkozy y Merkel porque el nuevo tratado se inspira básicamente en sus propuestas. Además, aunque la crisis afecta especialmente a los países de la Zona Euro, al final 26 Estados, algunos marcadamente euroescépticos, se han subido al tren del pacto fiscal.

Para lograr un acuerdo, los países, Francia y Alemania incluídos, han tenido que hacer concesiones en más de un aspecto; por ejemplo, el Mecanismo Europeo de Estabilidad no excederá los 500 mil millones de euros contra el billón quinientos mil euros que pedían algunos.