Última hora

Última hora

Havel, un símbolo de lucha contra la dominación soviética

Leyendo ahora:

Havel, un símbolo de lucha contra la dominación soviética

Tamaño de texto Aa Aa

Símbolo de la lucha contra dominación soviética, Vaclav Havel nació en 1936 en el seno de una familia burguesa de Praga, poco antes de la ocupación alemana.

En 1945, Checoslovaquia se liberó del yugo nazi pero lejos de conquistar la independencia, cayó en brazos de los “libertadores soviéticos”.

El régimen comunista colocó a su familia la etiqueta de los “enemigos de clase” y el joven Vaclav se refugió en la escritura. A los veinte años publicó varios poemas.

En 1964, en plena apertura política, se casa con Olga Splichalova y sus obras se representan en los teatros de Praga.

En 1968, en el mes de agosto, los tanques soviéticos bombardean la libertad artística. Sus libros son prohibidas y el dramaturgo sufre la cárcel.

El líder soviético Leónidas Breznev liquida la Primavera de Praga y el socialismo con rostro humano de Alexander Dubcek. Comienzan en el país 21 años de totalitarismo que concluyen en 1989 con la Revolución de Terciopelo y Vaclav Havel va a convertirse en su símbolo.

Su dimensión política queda de manifiesto cuando es nombrado presidente, todavía con el Parlamento comunista y reelegido un año después por el pueblo, en las primeras elecciones libres.

Desaparecido el comunismo, vuelven las tensiones nacionalistas, hasta que en Enero de 1993, checos y eslovacos se divorcian pacíficamente.

Havel, contrario a la independencia de Eslovaquia, dimitía meses antes, presionado por los diputados eslovacos del Parlamento Federal.

Sin embargo, la población de la nueva República Checa le vuelve a elegir presidente… Y reaparece en la escena internacional.

Llega 1996, un mal año para Havel. Muere su esposa y es operado de un cáncer de pulmón. Sale bien parado pero con la salud debilitada.

Sin embargo, no abandona la vida política. Reelegido presidente en el 98, Havel apoya la adhesión de su pais a la OTAN, que culminó un año más tarde.

Pese a su frágil salud, completa su último mandato, siempre acompañado por su

segunda esposa, la actriz Dagmar Veskérnova.

En 2003, su ex primer ministro Vaclav Klaus toma el relevo como presidente de la República Checa.

Meses después, un referéndum sella la voluntad popular de incorporarse a la Unión Europea, un sueño convertido en realidad, en mayo de 2004.

En 2008, Havel vuelve a ser el protagonista de los actos del cuadragésimo aniversario de la Primavera de Praga. Sus problemas cardíacos no le impiden erigirse, otra vez, en defensor de la libertad:

“Nuestras ideas nos obligan a ser solidarios con los disidentes de los países que todavía viven bajo un poder más o menos autoritario”, señalaba Havel.

Un capítulo de la historia de este pequeño país de Europa central se cierra.

Vaclav Havel será recordado como el poeta que de la mano del pueblo derrocó al régimen comunista con una Revolución de Terciopelo.