Última hora

Última hora

La segregación ultraortodoxa alarma al gobierno israelí

Leyendo ahora:

La segregación ultraortodoxa alarma al gobierno israelí

Tamaño de texto Aa Aa

La ciudad israelí de Beit Shemesh, cercana a Jerusalén, está en el punto de mira del gobierno de Netanyahu.

Esta población de 87.000 habitantes vive bajo la estricta ley moral de los rabinos ultraortodoxos. Esta rama del judaísmo, de tendencia hermética y sin querencia por los periodistas representa solamente el 10% de la población hebrera pero posee una gran influencia.

En los lugares donde instauran sus normas las mujeres están estrictamente segregadas de los hombres.

Las alarmas del gobierno han saltado con el caso de una niña de ocho años. Cuando va a la escuela pasa vestida a la occidental ante una sinagoga ortodoxa. Su edad no la salva de ser escupida e insultada. El primer ministro ha censurado estas actuaciones.

Aunque esta situación dista de ser nueva: (en el vídeo) una activista por los derechos de las mujeres se sienta en la zona delantera, reservada para los hombres, por ejemplo y el hombre a su lado se levanta y se va.

“Una mujer ‘Kosher’ es juzgada primero por su modestia. Y sentarse en la parte trasera del autobús no es una vergüenza o una humillación, no significa valer menos. Es simplemente ser modesta. Y ese es el comportamiento de la verdadera mujer judía”, explica el líder del grupo político ultraortodoxo de Jerusalén.

Las mujeres de estas comunidades se manifiestan para tener más visibilidad en la vida pública y no ser discriminadas.

La radicalidad de los ultraortodoxos hace que la policía israelí trabaje infiltrada en estos grupos tal y como hace entre los palestinos.