Última hora

Última hora

¿Nueva era en las relaciones entre las dos Coreas?

Leyendo ahora:

¿Nueva era en las relaciones entre las dos Coreas?

Tamaño de texto Aa Aa

Mientras la propaganda norcoreana se hace eco de los aspavientos de la población por la muerte de su “querido líder” Kim Jong-Il, el mundo entero se pregunta “¿Y ahora qué”.

Del sucesor, Kim Jong-un, hijo menor del dictador, se ignora hasta la edad, se cree que tiene menos de treinta años. Su falta de experiencia política levanta dudas sobre si será él quien tome realmente las riendas de esta potencia nuclear o si en realidad lo harán veteranos compañeros de su padre.

Durante este período de luto ha recibido personalmente a dos delegaciones privadas de su archienemigo del sur.

La encabezada por la viuda del presidente surcoreano y Nobel de la Paz Kim Dae-Jung. Y la de la presidenta del grupo Hyundai, inversor en el país.

Pero Pyonggyang exige a Seúl condolencias oficiales como requisito para reanudar el diálogo intercoreano. El régimen no quiere mostrar ningún atisbo de debilidad.

Oficialmente, las dos Coreas están aún en guerra. Firmaron un armisticio en 1953, pero nunca un tratado de paz. Los incidentes entre ambos son recurrentes.

La muerte de Kim Jong-Il se ha producido cuando negociaba con Estados Unidos el suministro de ayuda humanitaria y la reanudación de las conversaciones sobre su programa de desnuclearización.

Los analistas consideran que Pyongyang no renunciará, por lo menos al principio, a su fuerza disuasoria, con un alcance de entre 700 y 6.000 kilómetros. Se cree que incluye misiles con ojivas nucleares.

China, único aliado de peso de Corea del Norte, se convierte ahora en actor clave.

Su presiente Hu Jintao, que visitó la embajada norcoreana en Pekín, parece partidario de retomar el diálogo a seis sobre la cuestión.

Negociaciones en las que, junto a China y las dos Coreas, participan Estados Unidos, Rusia y Japón, y que se encuentran en punto muerto desde diciembre de 2008.

Mientras el mundo espera ver hacia dónde se encamina Corea del Norte bajo el mandato de Kim Jong-un, los analistas coinciden en considerar que China juega el papel protagonista en el intento de mantener el equilibrio en el régimen.

euronews ha entrevistado al especialista en cuestiones chinas Robert Lawrence Kuhn, que se encuentra en Nueva York.

Kuhn ha asegurado que lo que China quiere sobre todas las cosas es la estabilidad de Corea del Norte, que vaya creciendo hacia la autosuficiencia para que deje de ser una carga para Pekín. La caída del régimen norcoreano sería muy negativa para China, pues podría implicar la unión con Corea del Sur. Y el pueblo chino lo interpretaría como un fracaso de su sistema, que ha apoyado al régimen de Pyongyang durante décadas.

Pueden ver el resto de la entrevista clickeando sobre la imagen.