Última hora

Última hora

Temor de los indigentes húngaros ante la nueva ley de ocultamiento de la pobreza

Leyendo ahora:

Temor de los indigentes húngaros ante la nueva ley de ocultamiento de la pobreza

Tamaño de texto Aa Aa

Dentro de poco el campo e improvisadas cuevas serán el único refugio de los indigentes húngaros.

Una nueva ley ,aprobada en el Parlamento por los diputados del partido conservador en el poder, que prohibe a las personas sin hogar descansar en espacios públicos.

“Meter a la gente en la cárcel por dormir me parece increíble. ¿Dónde van a dormir esas pobres personas si no tienen un sitio mejor? ¿Multar a la gente que duerme en la calle? ¿Cómo van a pagar?”, dice la indigente Julianna Szvett que vive en una cueva.

Los que incumplan la ley de ocultación de la pobreza, que entró en vigor el uno de diciembre, deberán pagar una multa de 500 euros, el equivalente a un sueldo medio. Si no pagan serán detenidos.

“Nadie ha sido encarcelado, a nadie se le ha multado por ser indigente. Eso no son más que interpretaciones falsas de lo que ha sido acordado. A los que atacan la medida les gusta repetir eso pero no es verdad. La esencia de esta norma es la prevención”, dice el político y creador de la norma Mate Kocsis.

Según él, los tribunales se encargarán de decidir si los indigentes que no paguen la multa vayan a prisión o hagan trabajos para la comunidad.

“Me dijeron que o me levantaba o me pondrían una multa de 160 euros. Tan solo estaba fumando un cigarro”, decía Rieger Ildiko, un indigente que se encontraba en el metro.

Se calcula que en Budapest hay unas 10.000 personas sin hogar y las organizaciones de ayuda a este colectivo denuncian que apenas existen 5.500 plazas en los centros de acogida.