Última hora

Última hora

Tras la fiesta, desperdicios y resaca

Leyendo ahora:

Tras la fiesta, desperdicios y resaca

Tamaño de texto Aa Aa

Mientras unos sufren a estas horas los efectos de una noche de jolgorio y alcohol, otros los padecen de forma diferente. Apenas había amanecido y los empleados de limpieza de Berlín ya estaban en la calle, recogiendo las toneladas de basura acumuladas en Puerta de Brandeburgo, donde esta Nochevieja se congregaron cientos de miles de personas para dar la bienvenida al 2012.

En las antípodas de Alemania, en la ciudad australiana de Sydney, la postal por la mañana era la misma salvo porque en el cielo brillaba un impresionante sol de verano. Mientras tanto, 350 personas trabajaban para devolver su lustre a la ciudad. “Felicidades a todo el mundo. Qué gran esfuerzo. Muestra lo que podemos hacer aquí si trabajamos juntos”, dice la alcaldesa, satisfecha después de congregar a más de un millón de personas para dar la bienvenida al nuevo año. Aparte de unas decenas de detenidos y algunos incidentes, la Nochevieja en Sydney ha acabado como cabía esperar.