Última hora

Última hora

La caída en desgracia de los traductores iraquíes

Leyendo ahora:

La caída en desgracia de los traductores iraquíes

Tamaño de texto Aa Aa

La retirada de las tropas estadounidenses de Irak abre el camino a las represalias contra quienes colaboraron con el invasor.

Los traductores y los intérpretes forman parte de los profesionales que están ahora en aprietos. Para muchos iraquíes, son traidores que se vendieron al enemigo.

Pero el castigo es doble, porque también se sienten abandonados por los estadounidenses. Es el caso de Archad, que durante siete años hizo de intérprete para una unidad del Ejército estadounidense.

Archad. Intérprete:

“Tengo miedo. Arriesgué mi vida al colaborar con los estadounidenses y ahora no contestan a mi solicitud de un visado para emigrar a Estados Unidos. Estamos fichados como colaboradores de los estadounidenses. Estoy en una situación crítica, y mi familia también”

En 2003, los islamistas hostiles a la presencia estadounidense en Irak lanzaron un edicto religioso para castigar según la ley islámica a quienes colaborasen con las tropas extranjeras.

Según Ossaman Tamimi, miembro del movimiento Assadr, esa ley sigue vigente:

“Nuestra religión nos prohibe colaborar con los ocupantes, y esa prohibición sigue vigente actualmente”

Otros iraquíes aseguran que muchos de los traductores que trabajaron con el ejército estadounidense pecaron de falta de profesionalidad.

Nagham Atami, por ejemplo, les reprocha que no hiciesen su trabajo por embarazoso que fuera en ocasiones.

Nagham Atami:

“Los traductores no son honestos, porque pedí a más de uno que tradujese mis insultos contra los estadounidenses y no lo hicieron”

El clima de preocupación que se instaló en Irak tras la retirada de las tropas estadounidenses sigue vivo. La presencia de la artillería militar por todo el país es la prueba más evidente.